Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
604 tos de dolor exhalados por las víctimas de pública. fner 7 a Hay que abrirles los ojos á esos agoreros de ocasión que busuan las causas ocultas del presente malestar, no sólo general, sino comandante en jefe de cuerpo de ejército. Que si la nación es republicana, que si las regiones son fueristas, que si el Gobierno es malo, que si el África empieza en los Pirineos, que guernicacoü por aquí, que arbolas por allá Palabras, palabras y palabras, como dijo Shalcspeare cuando estaba empleado en Telégrafos. Cuán ciego es el que no ve por tela de cedazo! ¡Cuan miope el que no diquela por el harnero de las economías! Que harnero es, y harnero muy claro, por donde toda la harina se va; y ya se sabe que donde no hay harina todo es mohína Más que los fondos trascendentales, filosóficos y tendenciosos de la prensa seria, mejor que esas apretadas columnas de telegramas que debemos á los progresos del reporterismo, explican la situación presente estas dos noticias que con terril) le kí onismo dejan caer los periódicos, sin fijarse maldito en ellas: Más de mil cesantías se han repartido lioy sólo en las oficinas de Madrid. Ha empezado la cobranza del primer trimestre de la contribución. Después de esto ¡oh pío y contribuyente lector! ¿no ha llegado el caso de exclamar: j Aliora me lo explico todo! ¿Cómo se armonizan, dirá algún descontentadizo, tan prosaicos mueras con los cantos patrióticos di Bilbao, San Sebastián y otros puntos? Teniendo en cuenta refranes como éstos: El que canta, su m. al espanta. Cuando el español canta, ó rabia ó no tiene HZTSZ. -A De tían Sebastián ha salido la chispa, mejor dicho, la manzana de la discordia ó la sidra de la discordia, que viene á ser lo mismo, y es más propio. Dada la señal, hubo motín en Bilbao por el cntcero, en Zaragoza por los toros, en Coruña por la Junta de defensa, en Gijón por la antigua contienda de muselistas y apagadori. stas Yo, entro paréntesis, estoy con éstos. Creo que nuestro Guernicaco arbola debe ser e -Vpagay vamonos Y ya que hablo del Guernicaco arbola, ese Cci- ircí de los vascongados, esa Marsellesa de los ftteros, ose himno de Riego del regionalismo, uie atrevo á preguntar: ¿Qué clase de árbol es ese? Porque opino que ofrece la particularidad botánica de ser uno ú otro, según el color del cristal con que se le mire. i Verhipraxedes: y v Para los vascongad J J j es el árbol del Pa V l J raiso. I Para los bañistas de i s i ¡San Sebastián un l S- -C ¿X- Y copla como esta: fl S Para los soldados A Si Las fatigas que se cantan el chopo. r k S l r o son las fatigas mas grandes, Para los muertos n 3- l á f porque se dicen cantando la refriega xm sauce. V las lágrimas no salen. Para el Gobierno un manzanillo. J Páralos madrileños... No es que huelguen los comentarios, es que no hay una morera (coronel de V, y e mm fw i espacio para ellos. Sec- nridad) M 9 La sucinta relación de los motines de estos días da Para los carlistas X material suficiente para llenar el periódico mayor y de un pino verde. 5 4 2. más nutrida lectura. Para los optimistas... Diríase que la hidra revolucionaria, ese animalucho un nogal en que el ruido es mayor que las nueces. de cien cabezas, las lleva cubiertas con todos los goY para mí no es un árbol solo, es toda una selva, de rros regionales: la boina vascongada, el cacherulo aragonés, la barretina de Cataluña, la gorra de Madrid, donde soplan con demasiada insistencia peligrosísimos vientos de fronda etc. etc. (DIBUJAS DE ILr. A LUIS ROYO V I L L A N O V A