Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
576 II Mi querida Encarnación: Pensando en ti, esposa mía, á mi se me antoja nn dia el mes de separación. Dices, y yo lo comprendo, que está en todo tu buen primo, y le agradezco y le estimo ¡o que contigo está haciendo. Por no aburrirme en tu ausencia, íuíme al teatro, monina, y vi, como tú, Marina. ¡Qué rara coincidencia! Ni aun allí pude olvidar la imagen de mi deseo: ¡la dibuja el cahrilleo (h la lima sobre el mar! En fin, esposa leal, yéndote en Valencia bien, nada, no tomes el tren, que yo lo paso tal cual. Si tu tia se interesa por ti, no debes marcharte, que no hay en ninguna parte una tía como esa. Aunque de mí separada, es una tranquilidad tener la seguridad de que no te falta nada. Se sacrifica por ti mostrando afecto profundo, y, por desgracia, en el mundo hay pocos primos asi. La cocinera Joaquina aumenta en disposición. Sin tu sabia dirección anda muy bien la cocina. Rosarito, la doncella, la del carácter adusto, se esfuerza por darme gusto, y estoy muy contento de ella. Lejos de ti, dulce amor, tengo el corazón tan frío, que por eso te lo envío como muestra sin valor. En volver no piensos más, que, aunque el dolor me destroza, pensando en tus goces, goza tu aburrido esposo- -i? aí. JOSÉ J A C K S O N VEYAN