Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTAS CONYUGALES Mi querido esposo Blas: Sigo tan buena en Valencia, y aguardo con impaciencia noticias de cómo estás. Hace un mes que llegué aquí, j te digo, sin engaño, que se me figura un año que estoy, ausente de ti. De mi cariñosa tía no tengo la menor queja, y mi primo Luis no deja de obsequiarme en todo el día. Siempre mirándose en mí el pobre muchacho está; y diversión por allá, y diversión por allí. Mis caprichos adivina, y paseo á pie y en coche todas las tardes. Anoche fuimos á ver la Marina. Mas no te puedo olvidar, y aunque hace un mes no te veo, en las alas del deseo mi ilusión, te vio flotar. No puedo estar satisfecha estando tú solo ahí, y sabiendo que sin mí no saldrá cosa derecha. La cocinera Joaquina tiene gran disposición, pero, sin mi dirección, ¡buena andará la cocina! De Rosario, mi doncella, ya conozco el genio adusto, y para que sirva á gusto no hay que casarse con ella. En fin, esposo querido; que yo, á pesar de mi tía y mi primo, el mejor día tomo el tren, y concluido. Dentro del sobre engomado guardo el corazón, Blas mío; por eso la carta envío como valor declarado. ITo pierdas mi corazón, y manda el tuyo en seguida á la que nunca te olvida, y te abraza, -Encamación.