Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-h MOJAMA TEMPORAL Espero que doña Emilia me jíerdone este barbarismo, ó lo que sea. Sonó la hora: j) or todas partes, en todas las esquinas, en la cuarta plana de los periódicos de mayor circunvalación no se lee sino anuncios de hoteles con ó sin playas, puertos, bahías, balnearios y balnearias. Se ofrecen á los viajeros y viajeras, damas de compañía, bien dramáticas ó bien cómico- líricas. Generalmente son francesas, ó inglesas, ó portuguesas, ó salamanquesas; por (pe nuestras esjDafiolas son poco aficionadas á servir de sombras á las señoras principales. Esto revela cierto carácter indómito, y al mismo tiemj) o cierto menosprecio á los idiomas y á la geografía, y á otras varias asignaturas. Véase la clase: íí. IST. joven con el j) orvenir cortado cuando iba mejor comiendo, al verse hoy con un exceso de idiomas y otro exceso de sabiduría qi e no caben en el país, se ofrece, aunque sin ropa, á cualquier caballero que piense viajar, lo mismo en Europa que en cualquier otro continente. Sus aspiraciones son modestas: con la manutención, esj) léndida, eso sí, seis ú ocho ternos de lo más selecto, é instalación en los hoteles á la derecha del señor; es decir, si no igual, superior al amo. Respecto á honorarios, modesto, como todo lo demás. Otro modelo: Julio César, Cara- calla, Cara- ancha, sinm unero de romanos eminentes, buscaban la salud en estas termas, cuya antigüedad no 2 Jrecisan mármoles ni pergaminos. Estas aguas contienen una madre sulfurosa y un jmdre arsenioso, y complicaciones salino- ferruginosas con venas argentíferas, y demás. Los doctores Cachano y Sanahuja, con un desinterés que les honra, han impuesto estas aguas á la Academia; que no siempre ha de ser lo contrario. A 1 fin y al cabo, ellos, ¿qué van ganando?