Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
533 docena de cuchillos para la nariz; salchichón por si llueve; un paraguas por si tengo apetito; ligas andaluzas, como las de mis vecinas verdes; una escofina Losada para postre; queso manchego para los callos; una chambra para la perrita; un bozal para la doncella, algodón en dulce, jamón en rama, jarabe para el pelo y horquillas para la tos. ¡Cuánto sufre el estribo antes de que una ponga el bolsillo en el pie! Pero no me renta nada el gastar en esto mi considerable pesa; porque usted no F tbe como se nie pone todo el verano en cuanto el cuerpo se echa encima. Los granos se me llenaa de brazos, mi estómago palidece, mis mejillas rechazan todo alimento, la ola de mis venas pi de baños de sangre, y mi médico de reputación, que tiene muy alta la cabecera y es un señor muy repetido, me lo tiene sumamente almibarado: Si no sale usted del horno de esta madre, le pasará lo mismo que á su difunta corte, que por no ir á remojarse al camposanto, está hoy en el Sardinero de un nicho, llorada por los gusanos y roída por los parientes. Aparte de esta Gruipúzcoa, yo quiero ir á la capital de la consideración, y charlar allí con los boulevares íntimos, y pasear á lo largo de mis amigos, y apostar en los sombreros, y ponerme distintos frontones en la cabeza, y lucir mis playas en las formas del Señor, ya que tan redondas me las ha dado San Sebastián. ¡Bravo, Luisita! ¿Y deja usted la casa cerrada? -La dejo al cuidado de La Garriera, como cuando estuve en los baños de la portera. La pobre buena es tan ausente, que mientras yo estoy Clara, ella recibe los pisos, friega los recados, y, sin desatender los colchones, saca de mi cama los vecinos para sacudirlos de vez en cuando. -Pues que lleve usted feliz viaje. -Adiós; recuerdos á toda la salud, y que tenga usted mucha familia este verano. Y dicho esto desapareció por la calle de las cruces; yo me quedé haciendo Torres (como diría la famosa viajera) y me fui á la calle de los Tres amigos á comer en compañía de cuatro Peces de buen humor. JUAN P K H E Z ZÚKIGA.