Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LAS PLAYAS ESPAÑOLAS SAN SEBASTIAN. -Madrid y San Sebastián son dos platillos de una balanza jamás equilibrados. Allá, en invierno, cuando la corte arde en fiestas, en animación y en bullicio, la ciudad vascongada es, si no una ciudad muerta, una cascara á medio llenar; el San Sebastián viejo guarda á los naturales del país, mientras la barriada y hoteles de la Concha aguardan el verano á pie firme, liuecos y silenciosos como coches de respeto. En cambio, al llegar los meses de calor, Madrid se despuebla, y los expresos del Norte conducen á los cortesanos hacia la Concha, la playa número uno de las nacionales, y iÍr íÍ J Líli. áiiv i M f c t SAX SlíBASTÍAX aun de las extranjeras, que en gracioso movimiento curvilíneo corta el Cantábrico como una hoz, y semeja una larga y graciosa ceja femenil cuyo ojo fuese la isla de Santa Clara. No es el capricho, la suerte ni la moda, los que han dado la primacía á la playa de San Sebastián: son sus propias condiciones geográficas, la tranquilidad relativa de aquellas aguas perfectamente civilizadas y sociables, el lento declive de la arenosa orilla, y sobre todo esto, el cuidado, el esmero y el trabajo de los guipuzcoanos, que dan á los madrileños en San Sebastián una higiene, un lujo y un número de comodidades mucho mayor que el que en la corte encuentran. ¿Buscáis baños de mar? AUi tenéis á la primera de las playas. ¿Buscáis otro género de esparcimientos? Allí tenéis, flamante y fastuoso, al Gran Casino.