Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A OCHO DÍAS VISTA La guerra de Siata. -Bl ojeo en el mapa. Un pueblo de la Edad Media y dos naciones de la Bdad Moderna. A civilizar tocan. -Las amazonas. -Boos del balneario. -La crema fuera de Madrid Influencia del bochorno en el desarrollo de la criminalidad. La moderna rosa de los vientos. La probable guerra de Siam nos ha hecho volPara convencerlos de que un estacazo es una ver los ojos hacia el extremo Oriente. barbaridad, mientras que la horrible explosión- -Siam, Siam, decimos recorriendo con el de un proyectil cónico es la manifestación palpidedo las líneas del tante de los últimos adelantos. de la civilización. mapa; ¡por dónde Sin embargo, no sería atrevido asegurar que caerá eso? el ejército siamés resultará vencedor ai fin y al Pero ya la pren- cabo. sa, con ayuda de No en balde tienen ellos su batallón de amalos gruesos tomos zonas que da gozo verlo. del Larrousse y de Para contrarrestar su influencia entre los sollos no menos grue- dados europeos, sería conveniente reclutar otro sos volúmenes de batallón de amazonas londonenses y parisienses. Le tour du mondej nos ha puesto al cabo de la calle y ha satisfecho por completo nuestra curiosidad. Siam es, ante todo, un pueblo inofensivo, dados los medios de que disponen Francia é I n g l a t e r r a esas dos naciones que van á caer sobre Siam como caen dos gatos desde el tejado sobre un transeúnte. Ellos no se hacen nada, pero el transeúnte infeliz queda gravemente descalabrado. Siam vive en plena Edad Media. i Oon qué gusto habrán leído la noticia ingleses y franceses, acariciando los unos Cosa, después de todo, fácil de conseguir posus ametralladoras y niendo unos cuantos carteles en los boulevares de limpiando los otros París y en las calles de la City de Londres. sus fusiles de repetición! Según parece, allí s u b s i s t e todavía la La fuerza centrípeta encierra en Madrid duprueba del fuego, el rante el invierno todo el interés de la prensa y tormento y los clá- todo lo mejor de la vida social española. La fuerza centrífuga arroja, ya llegado el vesicos suplicios para uso de traidores y pa- rano, hombres y cosas á los pueblos del litoral y á los balnearios de las alturas, j queda Madrid rricidas. hecho un desierto estéril, un desierto sin ningún i Qué horror! Es preciso civilizar Moisés que haga caer el maná ni brotar el agua á esa gente á t i r o de las peladas rocas. Vivimos, como de limosna, de las noticias que limpio.