Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 E, ¡í if r T- 1 i I 13 MMID DE VIAJE 11 EL ANDÉN Cuando Madrid se vuelve í feo porque los salones se cié- í I I Mil I I. donde se encaminan todas las elegancias, á donde van todas las riquezas madrileñas, verdaderas ó apócrifas; á donde brilla é impera el buen tono; al mar, por cuyas playas pasean las sombrillas que lucieran moñas de flores en el Hipódromo de la Castellana, y se ostentan las modas nuevas, originales y... arriesgadas. Es la ilusión vehemente que palpita en todos los cerebros, el ideal de los corazones femeninos que sufren nostalgias, un remedio atmosférico que ningún marido puede negar á su cónyuge; porque, ¿qué se diría si por excursión f más ó menos á las playas benéficas perdieran la mamá y las niñas la salud de bronce que les ha permitido asistir á los teatros y á las reuniones durante las crudas noches del invierno? Todas las tardes, pues, el andén de la Estación del Norte da función de despedida, sin programa ni orquesta. Ul andén es un escenario clínico que Madrid tiene derecho á hollar por la retribución de 50 céntimos de peseta. Acuden á él, con diligencia suma, las salamandras de tul, que por mu che que apriete