Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
498 viaje dentro de un año próximamente, mediante los vientos y los mares y con el auxilio de Dios. BLANCO Y NEGRO ejerce sobre mí la tiranía del espacio: cinco cuartillas, ni i: na más, ni una menos, y estoy en la mitad de la cuesta, por lo cual me quedan una y media para concluir. Vean los lectores al Nautilus y á su comandante, que el periódico se honra hoy exhibiendo en sus columnas al marino incomparable y á su precioso barco, en fotografía; este último, sacada expresamente en alta mar, hace poco tiempo, para este servidor de ustedes, y remitida á Madrid desde el Cabo de Buena Esperanza. En ese garboso clipper que surca á todo trapo la mar, van Villaamil y sus trescientos marinos, llenos de patriótico entusiasmo, desafiando las iras de Adamastor y de Eolo, como diría un Víctor Hugo de guardarropía; honrando á la patria, como debe de decir todo español. El barco, hecho un valiente, se ha mostrado hasta ahora á la altura de la inisión que le encomendó España y de la valiosísima carga que lleva á bordo. El retoño de nuestra aristocracia comparte fraternalmente las fatigas del viaje con los rudos hijos de Euskaria y de Cantabria, y baila al son de la gaita en los días serenos, cuando se navega á un largo y ayudan el viento y la mar. Ni un solo castigo, ni la más ligera corrección han venido á turbar la paz octaviana que reina en el clipper bajo el imperio de D. Fernando Villaamil, el padre común de los trescientos valientes. Mientras nosotros deshacemos, ellos hacen; mientras nosotros chillamos, ellos callan: mientras nosotros ganduleamos en el bullicio de la pequenez, ellos trabajan en el silencio de la inmensidad. Y eso constará mañana en el libro de bitácora de la nación como timbre de gloria para Villaamil y los tripulantes del Nautilus. El tiempo pasa presto, y el clipper volverá. Esperemos que cuando llegue ese día venturoso la política esté en calma y los criminales descansen, ¡ara que nos dejen recibir en triunfo á los que traerán quizá nueva savia para la patria del porvenir. A -roNio PEÑA Y GONI. tían Sebastián Julio á 15 de ISlíS. CUENTOS 13 ATUKK 0 S, POK GASCÓN- e x EL OAi E LA BANDA DJÍL PUEBLO hombre, ¿sales ó no sales C ¡Rediez, maestro! ¡Si no eucucnti- o el cepunio de arréale! J l tícñoHto. ¡Música! ¡música! Fl baturro. ¡Bediós! ¡Calle, si puede, que por un perro de agua de cebada que so lia do tomar, no se pueden pedir muchas tocatas!