Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COJ- fkCiVO Tiz 5 TA A o lii ILUSTRADAf NÜM. 117 MADRID, 29 DE J u n o DIÍ 1893 ACTUALIDADES LA CATÁSTROFE UE A N Z ü O L A DK FOTOGEAFÍA KBMITIDA POB EL SEÑOR BEOQUIER, SUCESOR DE REGIL, BILBAO FRECEMOS á nuestros lectores una vista tornada en el lugar del suceso poco después de ocurrida la horrible catástrofe de l i del actual. Los periódicos diarios han publicado extensos detalles del suceso acaecido en el ferrocarril de Zumárraga. AI salir él tren de la estación de Anzuola, y todavía en agujas algunos coches, desprendiéronse las placas de tope de uno de los vagones, y cayeron por elevado terraplén las illtimas unidades que componían el tren en marcha. Habiendo sido muchas las víctimas que causó la catástrofe, todavía se tiene por milagrosa la salvación de infinidad de viajeros. Si el descarrilamiento hubiera tenido lugar algo más lejos, donde lo accidentado y abrupto del bellísimo terreno vascongado hace marchar á los vagones sobre abismos sin. fondo y precipicios insondables, la hecatombe hubiera sido mucho mayor. ¡Triste consuelo, por cierto, para las familias de las victimas! En la vista fotográfica que presentamos al público, veuse á la derecha los vagones del tren destrozado que pudieron mantenerse sobre losrails; en el fondo el tren de socorro, del cual acaban de descender los facultativos, la Guardia civil, los dominicos y demás fllántropas personas que acudieron al lugar del suceso en los primeros instantes. A la izquierda se contempla el plano indicado del terraplén por donde rodaron los coches al descarrilar, y algo más aparta- do, el truok de donde fueron extraídas las primeras víctimas. En el fondo se ve el pacífico caserío transformado en hospital por la fuerza de las circunstancias. Como saben nuestros lectores, hubo que lamentar en la catástrofe de Anzuola cuatro muertos, cuatro heridos graves, c infinidad de heridos leves y contusos.