Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
486 el golpe, y agarró un hierro, dio en la n isma dirección nn tajo de revés, y oyó junto á sí un raido. Entonces refrenó el caballo, miró en torno suyo, y vio una bandera morisca en su mano izquierda, un moro tendido á sus pies, y un corcel africano, el del moro nraerto, galopando hacia el campamento. Pedro Mnr había obtenido un triunfo; delante de sí, y á muy corta distancia, las blancas tiendas de los musnimaucs; á sus pies un enemigo muerto, en sus manos un pendón de Mahoma. Pedro Mur se sintió grande, é inspirado por la fuerza misma de la victoria, levantó en alto la bandera, volvió la cabeza para arengar á sus compañeros, que pensaba le segiiían, mas se encontró solo. Su arrojo le había comprometido: la ira con que persiguió al musulmán herido le había colocado á las puertas del campamento enemigo. CAZADOR DE (CABALLERÍA niBtr. ro 0 EIGIN 4I. DE DOS TOSE OÜSACHÍ