Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUENTOS ILUSTRADOS LA INVENCIÓN DEL PÁTE FOIE GRAS A ITT QUEIÍIDO AMIGO EL POETA PEPE CUBAS (Conclu. iiá Hubo, poco después, que enviar un parte á los ejércitos del rey, que á la sazón se hallaban en guerra, y era necesario que el mensajero de tal misiva ú orden salvara, para entregarla, los obstáculos opuestos por el enemigo. Encomendó el rey este nuevo servicio á Pati- listo, su Correo mayor, y el patito, entendiéndose con una paloma torcaz no menos servicial é inocentona que la liebre, sin que en éste, como en el otrO: caso, pudiera nadie descubrir la trampa del intrigante cortesano, volvió ante el rey con el pliego de respuesta. ¡Admirable! ¡admirable! dijo el rey; desde hoy eres el Director de los telégrafos reales. El muy astuto patito llegó á pensar que no en todas ocasiones podría salir airoso de sus compromisos, y. sin duda por esto contestó al rey: ¡Señor, cuántos honores me prodiga V. M. Así es que creo que ya tan sólo en muy raros casos habré de prestar mis servicios, porque las altas dignidades obligan, si han de ser convenientemente mantenidas, á que un personaje no se desgaste y prodigue demasiado. Entendiólo así el rey, y dijo que ya únicamente iba á encomendarle otra nueva comisión de importancia, la de ir á la mar á inspeccionar secretamente el estado de las escuadras reales No se acobardó el patito, aunque bien pronto hubo de comprender lo arduo de la empresa, y dijo que estaba presto para llevarla á cabo. Ya en las orillas del mar, quedóse Pati- listo pensativo. El nadaba bien en un estanque, pero ¿cómo podría hacerlo en medio de las olas alborotadas? ¡Imposible! Y en cuanto á entenderse con los peces, seres de escasísima inteligencia, era propósito disparatado; aun si allí hubiera habido gaviotas, menos mal, si bien hay que entender que las aves marifias son gente bravia, libre y piratera, con la cual no valen engaños ni trapisondas. Viven en las rocas y los vientos, lejos de los palacios y los reyes, en envidiable y poderosa libertad. A bien que el patito no era muy escrupuloso, y pensó que como la comisión había de ser desempeñada secretamente, el mejor medio de que nadie le viera junto á las