Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
455 bles de imitar. Si, por el contrario, la señora á quien peina es mujer dB poco pelo, ella hace de modo que la falta quede disimulada, supliendo, ahuecando, haciendo, en fin, prodigios de habilidad. Si peina un pelo suave, fino, flexible, forma como por encanto una cabeza ideal; si el pelo qué peina es áspero y enmarañado, lo domina, lo amolda, lo suaviza con singular maestría. Las buenas mozas de Lavapiés lucen en las corridas de toros el peinado que les hace Luisa, y más llama la atención el peinado que lucen que los pendientes de brillantes y los collares de perlas y él rico pañolón de Manila, lleno de chinos con caritas de marfil. Y en las grandes recepciones, en el teatro Real, en las fiestas palatinas, sus parroquianas de la aristocracia atraen todas las miradas, más que por otra cosa, por el peinado, obra de la más linda peinadora de la corte. Hay algunas damas que tienen peluquero, pero las que conocen á Luisa la prefieren, porque no hay peluquero que posea la stiavidad de mano, la ligereza, el gusto y la gracia que la hija de aquel sastre borrachín que la dejó sin un céntimo en este mundo, en que todo es cuestión de céntimos. Luisa tiene ya sus ahorros en la Caja que fundó el presbítero Piquer; vive con holgura, pero sin despilfarro, y todavía no ha encontrado entre sus pretendientes quien la interese lo bastante para sacrificarle su hermosa y honrada independencia. El travieso peluquero qtie le dio las primeras lecciones la ha perseguido mucho tiempo, mas en vano. Luisa le está muy agradecida; pero la gratitud, en este caso, no se ha convertido en amor. El día que Luisa se enamore y se case, llorarán muchas damas la irreparable pérdida de una peinadora irreemplazable. Conoce los secretos de muchas, es la confidente de no pocas, y ha servido en apurados trances á algunas. Si ella no tuviera tan nobles sentimientos, como digna hija que es del pueblo más generoso de la tierra, podría liaber explotado grandemente en su provecho los misterios que conoce de la vida del gran mundo especialmente, que es el mundo en que suele haber misterios más inverosímiles; pero Luisa es la pnidencia misma y tiene buen corazón, y además... sabe lo que le conviene. CÁELOS FROlSrTAtJRá. LA BELLA CHIQUITA Su celebridad ha sido corta, pero intensa. L a moral, las leyes civiles, el orden público, la arquitectura, todo so ha alarmado La mora representada por la famosa Asociación p a t e r n a l las leyes, por esos infinitos jueces municipales que han tenido delante á la reo y se han inhibido para no verse en el tranco de prevaricar como los jueces do Phriné; el orden público, por la autoridad gubernativa, siempre atenta á la represión de los escándalos; la arquitectura, por aquellos trozos do cielo raso que cayeron en desgraciada noche sobre el público del Circo de Price. La Bella Chiquita pudo aprovechar t a n triste coincidencia para escribir en su libro de memorias: Mi ¿xito en Prico ha sido el más grande de mi carrera artística. E l teatro so ha venido abajo.