Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL AMOR Y LA TINTA Bn la región septentrional de la península Groenlándica, ea aquellas costas aprisionadas por los hielos del üoéano Glacial, se estableció una misión protestante procedente de la Gran Bretaña. Entre los esquimales conTertidos á esta doctrina se encontraba el joven Figii (que en esquimal significa retrechero) el cual, á pesar de las catorce pieles de oso que cubrían sus delicadas íormas, conVirtiéndole en un montón de pelos, era él galán más apuesto y seductor de aquellas cercanías, y las mozas casaderas, al verle pasar á lO lejos tan graciosamente acolchonado, sentían arder en su pecho todos los rayos del sol ecuatorial. Viendo los pastores que aquellas desmedidas predilecciones que sentían las doncellas por el joven Figii podían conducirlas á extremos peligrosos, determinaron casar con una de ellas al esquimal retrechero, que, como todos sus paisanos, se parecía á la alcachofa en tener muchas envolturas y poca carne. Muy reacio y dudoso anduvo Figú en entregar su envuelta mano á la moza que los pastores le ofrecían; pero, al cabo, como ella le mostrara no más de media nariz y un ojo, porque el frío y la premura del tiempo no permitieran más ostentaciones, quedó tan calurosamente apasionado, que á poco se le derrite todo el sebo de las catorce pieles. Quisieron aprovechar los pastores tan feliz coyuntura, temerosos de que Figú hiciera el oso á otra muchacha, impulsado acaso por las muchas pieles que llevaba. Hicieron, pAs, to os los preparativos necesarios para la boda, que habla de verificarse, según los rituales más antiguoS; sobre un témpano de hielo rodeado de carámbanos; pero en el momento preciso de llegar á los hechos, cayeron todos en la cuenta de que no era posible verificar normalmente aquel enlace por una circunstancia irremediable. El barco de socorro que esperaban los misioneros en el mes de Septiembre había sido detenido por los prematuros bielos de aquel año; de suerte que los misioneros se hallaban sin comunicación con el mundo civilizado, faltos de toda clase de recursos, y muy especialmente de los útiles necesarios para la escritura. Con efecto; la tinta la habla consumido el gran Sokarrún, jefe de la tribu de aquellos esquimales, el cual se entretenía, sentado en su trono, en teñirse las venerables canas y sendos mechones de pelo gris que le salían de las orejas; el papel lo, habla quemado el secretario para encender el fogón; y las plumas se habían oxidado con la humeda, d; de suerte que no era posible firmar el contrato de boda sin sentar la partida de casamiento en los libros de la misión, ni llenar, en fin, ninguno de los requisitos imprescindibles en estos casos entre gentes civilizadas. Cuando la novia lo supo se vio acometida de extraña enfermedad, y si la madre le preguntaba en el fondo de su. choza de nieve: ¿Tienes frío, hija mía? ella le contestaba: No, madre, tirito de amor, y Bn este estado se encontraban las cosas, cuando el pastor Better Ox le dijo muy. seriamente á su compañero Many Lousse: -Bs necesario que casemos inmediatamente al joven Figú con la encantadora Fat, porque le he visto frente á la cboza de otra mujer con la mano izquierda puesta sobre el cogote, y ya sabéis que esto, en lenguaje esquimal, significa una declaración amorosa. Además, la pobre Fat ha enflaquecido tanto, que ha sido necesario atarla toda con cuerdas para que no se le caigan las pieles. HorrorI exclamó Better Ox; y después de una breve meditación se dio una palmada en la frente, diciendo á su compañero: Ta tengo lo que buscabal Mañana se verifica la boda. -I Cómo 1- -Y se firmarán los contratos. Dónde?