Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Rufianes, peruleros, corchetes, menestrales, Por todas partes husco recuerdos de tus glorias, que el golpe desmorona de la piqueta audaz; tapadas, harhilindos y damas del tusón, veladas y festejos de los Palacios que eternizar supieron los versos de Tirso y de Moreto, de Lope y Reales, inmortales Calderón. ya nada en ti á la mente nos trae las memorias de aquellas ya risueñas, ya trágicas que fueron de poetas el mágico solaz. historias Enanos y meninas, monarcas y privados que retrató Velázquez con sin igual pincel; corrales de comedias por fuera retocados, Por eso yo, que tanto te admiro y te venero, yo, que el orgullo siento de haber nacido en ti, caed fuiste en otros días tan sólo verte quiero, y losas del Alcázar, Sotillo y Mentidero, mas huérfanos por siempre de actores tan loados como Jusepa Vaca, Juan Rana y Peñafiel. si han muerto para todos, aún viven pa. ra mí. Callejas solitarias, quizá sólo turbadas por una voz de muerte pidiendo del Prado y del Retiro tupidas confesión; enramadas, algaradas, Si amante es mi recuerdo, va pobre y mal como engendrado en mente de escasa vestido, inspiración; pero cdgo bueno tiene, que en él he recogido un eco de tus glorias que, hoy dadas al olvido, aún hacen de entusiasmo latir mi corazón. que visteis entre zambras, y fiestas y el Portugal perdido, perdido el Rosellón. ¿Qué ha sido de vosotros? Al sueño del olvido os condenó la suerte. De la memoria huid. ÁNGEL E C H A V E S Madrid no es ya aquel pueblo vetusto y derruido Mas yo, al verle de galas exóticas exclamo tristem, ente: ¡No es éste mi vestido, Madrid!