Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CANTO EN COPLAS (CON MOTTYO DE LA KERMESSE A LOS POBRES Tan alto es el que descienda por dar á nn pobre calor, que aunque baja hasta la tierra, su frente llega hasta Dios. En un mar de amor y oro mi nave quisiera echar, y decir á los que sufren: ¡Compañeros, á la mar! Sin querer, en vma calle á un mendigo derribé, y llevo el remordimiento en el fondo de mi ser. La torre que llega al cielo se edifica con las piedras que se apartan del camino de los pobres de la tierra. Quien quisiere ser poeta, que dé una limosna á un pobre la que se escribe sin versos es la poesía más noble. El mendigo que agoniza y que pide una limosna, ¡qué sentirá en sus entrañas cuando le dicen perdona Si mi madre fuera pobre y pidiera pan por Dios, y le dijeran perdona estaba en la cárcel yo. Con un céntimo que diera al día cada persona, se haría asilo tan alto ¡que llegaría a la gloria! Una simiente eché al surco, y una limosna di á un pobre: la limosna se hizo risas, la semilla se hizo flores. ¡Qué tal será la limosna que á los pobres se les dé, que porque di plata á uno creyó que me equivoqué I Dar dinero á nn pobre, es grande; darle cariño, es mayor; y darle amor y dinero nos pone al nivel de Dios. Corazón hay que parece duro como el pedernal, pero al herirlo despide destellos de caridad. Hace el bien sin hacer ruido el bol, que es vida y virtud; mano que dé una limosna ha de ser como la w. De rodillas os suplico que al ir leyendo esta copla, al primer pobre que pase le otorguéis una limosna. Del coche bajó una dama y á un caído levantó; colocada de rodillas ¡qué grande me pareció! Quisiera tener mil manos por coger las de mil pobres, y ponerlas en mi pecho sobre otros rail corazones. SALVADOR R U E D A