Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á OCHO DÍAS VISTA Los exámenes. -El mes de Maria y el mes de Jesús, María y José. -Delante del tribunal. España en el extranjero. -Los sucesos de aquende y la prensa de allende el Pirineo. -El calor. Desbandada veraniega. Junio es un mes de infortunio dijo Zorrilla en una cuarteta famosa, y ahí están los estudiantes de toda España, que liarán bueüo el verso en cuestión. J u n i o es el mes de las noches tristes y de los días nefastos. R a r a será en Madrid la casa donde no reinen á estas fechas la zozobra y el sobresalto. Ya es- -E n finitos é infinitos. -M u y bien; póngame usted u n ejemplo de seres infinitos. -Dios, nada más que Dios. ¿Y de seres finitos? ¿Finitos? U n guante de cabritilla; ¡más finito que eso A i i. r, Xu el niño que trata de sacar el latín en San Isidro ó en el Cardenal Cisneros ya el joven que repasa la Hidráulica ó la Estereotomía para aprobar u n curso de carreras especiales, ya el licenciado en ciernes que se traga hoja por hoja el remedia- vagos para graduarse en Derecho ó en Medicina. E l birrete de profesor, cosa negra y angulosa de suyo, parece más angulosa y negra en el mes actual á los ojos estudiantiles. Si el mes pasado fué el mes de María, el mes actual es el mes. de ¡Jesús, María y Josél Desde que empiezan los exámenes, la gente u n i versitaria dedica la noche á los libros, y el día á hacerse cargo de la situación. -D o n d e más aprietan es en Romano. ¡Demonio! Y yo que me examino mañana- -P u e s hasta ahora sólo han aprobado el medio por ciento. ¡E l medio! ¿Y qué medio será ese? -Llevar una buena recomendación. Oficialmente, J u n i o es u n mes de prueba de curso. Y privadamente también es u n mes de prueba. E l esfuerzo intelectual y la excitación nerviosa de estos días convierten el cerebro estudiantil en una verdadera olla de grillos. -V a m o s p r e g u n t a n en un examen de Metafísica, ya sabe usted que los seres se dividen Los abogados dicen que no hay rigor más que en la universidad; los médicos que en San Carlos; cada cual ve el suspenso en el bolsillo ajeno y oculta la calabaza en el propio. ¿Con que te han suspendido en Operaciones pregunta un joven á otro en la calle de Atocha. -C ompletamente. ¿Y cómo ha sido eso? -F i g ú r a t e que no he sabido decir cómo se corta una pierna. -P e r o hombre- ¿Qué quieres? E n aquel momento no sabía y e jnás que cómo se corta un alumno. Los estudiantes por necesidad causan mucha pena. P e r o no dan tanta los estudiantes por recurso. Quiero decir, los que estudian el curso por segunda vez. Los que afirman que en el extranjero no se ocupan de las cosas de España, están completamente equivocados. ISÍo sólo nos miran, sino que nos miran con microscopio de tal manera, que la menor ocurrencia de acá aparece allende el Pirineo fabulosamente aumentada, y, para que sea más gráfica la comparación, así como el objetivo del microscopio arroja las imágenes invertidas, así algunos corresponsales en- 1 J