Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
385 Marcelino Unoefca es un excelente dibujante y un mediano pintor, y por esto le acontece exactamente lo mismo que al gran Gustavo Doré, que maldecía de su reputación como dibujante y ansiaba la gloria como pintor, Dedicado al género militar, y habiendo estudiado detenidamente la obra total de Neuville y de Detaille, por más que temo mucho que el estudio haya sido hecho, no ante las creaciones originales de estos dos eminentes artistas franceses, sino ante las reproducciones de cuadros que corren de mano en mano, Unceta no ha llegado á -comprender en su justa y legítima representa ción el elemento color, por ser demasiado cxper. to en el dominio del elemento linea. Kn los cuadi os de ünceta, aparte de haber algo especial en la composición que muestra ser poco aficionado á la consulta diaria y constante del natural, la pincelada resulta seca, dura, fotográfica, y por eso en sus lienzos falta el ambiente que crea la distancia. Unceta hace la realidad misma, pero no la esencia de la realidad, que es la única posible en el alte. Dos retratos á cual mejores, y tres cuadros de género, titulados Margarita la Tornera, Lana He miel y Nuera modelo, presenta Plá, aventajado y distinguidísimo discípulo de Sala. ESTUDIO. -JOSÉ G A E T K E E- Si en la pasada Exposición internacional, Plá pareció á todo el mundo un convencido realista al desterrar el elemento ideal de sus obras, hay que reconocer que el distinguido pintor ha rectificado sus opiniones, al conceder alguna participación, aunque ésta sea escasa todavía, á lo que pudiéramos llamar, y de hecho se llama, elemento psicológico. Si en Margarita la Tornera la idea pertenece al inmortal Zorrilla, en la iMna de miel y en la Nuera modelo débese exclusivamente á Cecilio l lá. Ko hay una gran novedad de pensamiento en la Luna de miel, ni una idea trascendental y profunda en la Nueva modelo, como seguramente tendrá ocasión de reparar el lector por el fotograbado que de este último cuadro damos en estas páginas; pero, al fin, en uno y otro lienzo hay rastro de alguna ideasabiamento interpretada y llevada á la práctica con no escasa fortuna. La iVwí faOToieZues uno de los cuadros más perfectos y más agradables que ha producido el correcto pincel de Plá, y quizá motive esta opinión, aparte la calidad de la pintura, que es de maestro, al saber interpretar las sustancias de las cosas, el que los personajes que figuran en el lienzo no son pobres desarrapados, sino gentes bien vestidas, que recrean el á iimo, en vez de entristecerlo. Al lado do Cecilio Plá debemos colocar unas cuantas producciones del elemento joven, que no sería justo dejar en el olvido, por las condiciones relevantes que ponen de manifiesto. m í- -r V ASUNTO MILITA IÍ. -MAECELIKO DE ÜNCETA Lombére con XJn iihliófilo muy bien hecho, aunque en él se refleje demasiado fielmente la personalidad de su maestro; Peña Muñoz con siete cuadritos, donde campea en todos ellos un concienzudo dibujo, que es la cualidad característica del modesto pintor; Oros con uno, que no desmiente la bien ganada reputación que goza como experto dibujante, reputa-