Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 S 4 apoderarse del natural sinceramente interpretado, sin tener para nada en cuenta si al modelar una testa ha de poner en práctica un procedimiento con exclusión de otro, porque asi conviene al oaiáctor de lo que traduce, había Sala de aprovecharse más y mejor do esas condiciones que todo el mundo, y yo el primero, le reconoce al colocarle entre nuestros primeros pintores contemporáneos. Atento á que la pincelada se ponga de esta ó la otra manera. Sala descuida, no sólo la exactitud del diseño, sino la calidad de la pintura, y esto ya no es pecado venial para quien, como él, sólo parece conceder capital i m p o r tancia alas excelencias del elemento color. El preciosísimo cuadrito que reproducimos en estas páginas da claro testimonio de l o s adelantos r e a l i z a d os por Sala en París, al haberse asimilado aquella elegancia exquisita que se respira en la capital de Europa; pero reconociendo en Sala esta preciada condición condición que, dicho sea de paso, es la que en menor grado tienen nuestros artistas, creo yo que Sala, que es do los artistas que toman el arte en serio, debiera preocuparse del pernicioso influjo que sobre él ejerce el arte francés contemporáneo. Fuera desconocimiento completo de la personalidad artística de Eaimundo Madrazo juzgar de su obra por los dos cuadros que, debidos á su privilegiado pincel, figuran en el Palacio de Cristal del Eetiro. Es uno un admirable y admirado retr. ato del Dr. Camisón, y titúlase otro Travesuras de fe moieZo, representando á una hermosa mujer, entretenida en pintar un grotesco muñeco en el lienzo donde un artista la está retratando; y aunque en el retrato la pincelada resulta algún tanto menuda, siendo, por cor. siguiente, la ejecución sobrado nimia, y en el cuadro de género, procediendo en buena lógica, pueden hacerse idénticos repasos, por lo pobre de la ejecución, es tan asombroso el parecido del retrato, al mismo tiempo que firme y seguro su dibujo y hay una elegancia tan exquisita en las Travesuras de la modelo, que, dando al olvido aquellos pequeños lunare fuerza es confesar las bellezas que los dos lienzos atesoran, aplaudiéndolos en justicia como merecen. La distinción ocupa preferente lugar en el c a p i t a l artístico de Eaimundo Madrazo, y esta cualidad, que ostenta como juro de heredad, ha sido acrecentada de una manera extraordinaria, gracias á la permanencia de Jladrazo en París dui rante un buen número de años. S t Entre la personalidad de Sala, clásicamente e s p a ñ o l a al pintar El talle de lágrimas, y la que ahora Tal vez por temperaostenta el eminente armento, quizá por edutista valenciano, retracación, acaso por amoltada de cuerpo, entero, darse á las exigencias i más que en los dos cuadel mercado, Jladmzo dros de género, en los es, ante todo y sobre dos retratos que ha extodo, un pintor eleganTBAVESUEAS DE LA MODELO. -EAIMUÍÍDO MADEAZO puesto, yo estimo que te, y bueno es que nuesla elección no puede tros 1 linteres t o m e n ser dudosa, y por eso Veo, no sin cierta pena, la prolonganota de esta cualidad distiuti a de Madrazo, pues como si da é innecesaria permanencia de Sala en París, pues temo el arte estuviera reñido, no sólo con el buen gusto, sino muy mucho que, lejos de favorecerle, lo perjudique en alto hasta con la pulcritud y la limpieza, casi todos nuestros grado. artistas escogen como motivo de sus creaciones asuntos donde los personajes piincipales son albañiles, titiriteros, Como no es Sala de los artistas á quienes molestan las frailes, pescadores, artesanos, y en general gentes que, por observaciones, mucho menos han de molestarle éstas, que razón de su oficio ó por descuido de su persona, se preno tienen ninguna autoridad por ser mías, aunque todas ocupan muy poco de su indumentaria. ollas estén dictadas por el sincero afecto que le profeso, é inspiradas, más que en poner reparos á la obra del gran Sin negar, antes al contrario, afirmando, como siempre artista, en evitar que su especial manera de interpretar el he afirmado, que el artista debo retratar el mundo que le natural influya en la gente joven que empieza, pues ésta, -odoa, y, por tanto, puede y debe preocuparse de la vida por el camino de la torpe imitación, antes que recoger lo de esa gente humilde, si cabe pedir también una legitima rebueno, habían de recoger seguramente lo mnlo, que es la lapresentación en el mundo del arte para las personas de la bor que siempre se realiza cuando la imitación os el objetivo buena sociedad que no cubren su cuerpo con la manchada de nuestro propósito. y rota blusa del tiabajo, ni tampoco con la mugrienta y raída sotana de la holganza.