Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA CATALANA Espléndida de formas; buena moza, en la buena acepción de la palabra; cabeza erguida, y en ebúrneo cuello sobre robustos hombros colocada: sonrosada la tez, el perfil puro, denunciando su origen y su raza; seno abultado, curva la cadera, tranquila en el mirar, fría en el habla, todo en su ser recuerda la severa noble actitud de la mujer romana. Es la dama muy dama on sus maneras, hacendosa sin par la menestrala, y tipo de viveza y donosura, simpática y gentil, es la operaría, que, del taller en el recinto inmenso, ó bajo la ancha nave de la fabrica, dibuja flores de exquisito gusto, las telas tejo coi: lírimor de hada, y verdadero embie; iia de lo bello dominando á lo fuerte, de la máquina domina las potentes energías, en su intrincado laberinto manda de ruedas y engranajes, y hace de ella, para bien de la industria, humilde esclava. Como un ser inferior la considera la ley, poco galante y muy ingrata; y, esposa, es n su liogar humilde sierva I si el amor del esposo no la ensalza; viuda, ni herencia ni derechos tiene, que, al enviudar, la ley la desampara; por eso en ella se despierta pronto su laborioso instinto, y, arriesgada, al lado do la tienda del esposo abre su tienda, ó su comercio implanta, teniendo así, por personal esfuerzo, aparte su interés y sus ganancias, cosa precisa, si tener desea su mísera vejez asegurada. Mas como la mujer que es ofendida, se venga siempre asi la catalana; con la ley misma que la oprime, puede tomar del sexo fuerte su venganza, y la que es sierva en todas ocasiones, Qxxsjiíiio piibilla, es reina soberana; su voluntad es ley; manda y ordena, sin que nadie discuta lo qxxa manda; sus hermanos son siervos, y el esposo humilde esclavo que á sus pies se arrastra. erechos; de tal modo) 6 tica y tirana, ¡Gran Dios! Es muy hermosa, dos admirada; de sus ojos, 1) razón y el alma; e hallará dispuesto á celebrar las hembras catalanas; mas casar conpubilla ¡guarda, Pablo! ¡Quiero llevaí calzones en mi casa! FEKNAÍÍDO SOLDEVILLA.