Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA CHARRA En las orillas del Tormes se crían garridas hembras, hijas de las nobles damas castas, sencillas y buenas, qne, encerradas en los muros de imponentes fortalezas, rezando á Dios, esperaban de los guerreros la vuelta. Devotas como sus piadres, sanas y fuertes como ellas, de aquellos tiempos de lucha los caracteres conservan. Y asi como van los siglos aumentando las bellezas que como reliquias guardan los monumentos de piedra, pasa el tiempo su manopla por la salmantina tierra, y el perfume de lo antiguo por donde ha pasado deja. ¡Benditas sean mil veces las guapas mozas que heredan, con los trajes pintorescos, las almas de sus abuelas! Anchos rizos en las sienes, tejida en moño la trenza, y con alfileres de oro la blanca toca sujeta; refajo de paño fino ciñéndose á las caderas, con franjas de terciopelo bordado de ricas sedas; collares de oro, y zarcillos, delantal con lentejuelas, y sobre el justillo encajes, y por botones monedas y dentro de todo, un cuerpo de mujer robusta y recia, que, sencilla y pura, sólo en Dios y en un hombre piensa, y á ver si hay nadie en el mundo que no se diga: ¡Quie n fuera el charro que Dios destina para una charra como ésta! SiNBsio D E L G A D O