Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PROPOSITO DE LA ENMIENDA Estaba el venerable padre Nazario metido en un obscuro conEesionario, y como era la iglesia poco caliente y había aquella noche bastante gente, para evitar e frió que le traspasa, llevó las zapatillas desde su casa. Las colocó á su lado sin miedo alguno, esperando el momento mis oportuno, cuando fué á confesarse, triste y contrito, rSSteromás hábil de su distrito. Se acercó ruboroso, miró á hurtadillas, vio que estaban A un lado las zapatillas, y haciendo un nuevo alarde de travesara se las robó á escondidas al pobre cura. Empezó á confesarse sin miramientos; recorrió en un minuto seis mandamientos, y al llegar al siguiente, dijo turbado: ¡En ese mandamiento si que he peoadol- ¿Has robado? ¡Si, padre, pero me acuso! Bobé unas zapatillas en muy buen uso! ¿Qué dices? ¿Conque robas? Fues qué, ¿no sabes ¿Sabes quién es el dueño? Sí, padre cura! -Pues para que te absuelva, de este pecado, es preciso, hijo mío, si eres honrado, que sufras el bochorno, que te resuelvas, y buscándole á escape se las devuelvas. ¡Yo no voy á atreverme! ¡Pues es preciso! ¿Y cómo me d e s h o del comprpmiso? Si usted las quiere, padre. Se las entrego. Quédese usted con ellas, yo se lo ruego! Esto es para probarle que no Soy malo. ¡Quédese usted con ellas; se las regalo! ¿Quedármelas? ¡Yo, nunca! ¡Pueril empeño! Dáselas enseguida, pero á su dueño. -Es que yo ya le dije si las quería, y contestó que nunca las tomarla. ¡Eso ya es otra cosa! Si asi lo hiciste, y á pesar de tus ruegos él se resiste, el pecado varia por otro estilo. ¡Si es verdad lo qup dices, vete tranquilo! Quédate tú con ellas por su abandono; reza tres padrenuestros, ¡y te perdono! que el robar es pecado de los más graves, y si ahora te mueres vas al infierno, condenado al suplicio del fuego eterno? ¿No sabes que así labras tu desventura? FiACEO YEAYZOZ.