Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I JL Vy JU W j ÍU I: K II iirin ÍJLXJ L 1 AX IÍÍI J Duerme, hijo rato, luz de mi vida, duerme y reposa, joya querida, ramo de flores de mis amores, preciada prenda, que cuando el sueño cierra tus ojos, mi amante dueño, bajan del cielo blandos rumores, y en tu alba frente, pura y hermosa, ignal que un cielo limpio de nubes, tienden sus yelos de oro y de rosa las aéreas manos de los querabes. Duerme, hijo mió, Que yo te fio velar tu sueño junto á tu cuna, mientras tu madre, con tierno anhelo, al ver tus gracias una por una, su amor te llama, su fe y su cielo. jQuién que dormido llegue á mirarte. viendo tu rostro, no ha de adorarte? ¿Quién no contempla con embeleso tus rojos labios, nido de un beso? ¿Quién no te adora, blanco lucero de blanca aurora? ¿Quién no destierra pesar impio viendo tu sueño? ¡Duérmete ahora, duerme, mi vidal ¡Duerme, hijo mío! de mi existencia! Sois mi alegría! ¡Seres queridos de mis amores, sois dos pedazos del alma mía 1 Duerme, mi niño, tú, mi cariño, la luz que ahuyenta luto y tristeza, tú de mis ojos querido espejo; mañana apoyo de mi pobreza ¡consuelo acaso de un triste viejo! ¿Quién de tu sueño ve la bonanza Tu madre hermosa, sus negros ojos y en ti no encuentra dulce esperanza? ¿Quién no te quiere? ¿Quién que te miía también entorna: sus labios rojos por ti no llora, reza y suspira? sigue agitando, ¿Quién no te ansia, y murmurando alma adorada del alma mía? esas canciones que te adormecen, Por ti trabajo y eü ti confio; y que susurros más bien parecen paz de mi casa, luz de alegría, que blandas brisas van disipando. ¡Dios os bendiga 1 j Sois las dos flores ¡duérmete ahora! ¡Duerme, hijo mío! JACINTO SOKIAlfO.