Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c, svr. El mes que viene. -Precanciones, programas y preparativos. Temperamentos gubernamentales. -Las autoridades de provincias. Temores en Francia. -Hay que tener seveii dad. Caballos en p u e r t a -L a bomba del C a p i t o l i o Os coma las bodas de plata por poco no se han cambiado en cuartos. E! viaje de las carabelas. -Tijeretazos. Se acerca el 1. de Mayo con todas sus legitimas y naturales consecuencias. Los anarquistas, que en España no han diclio esta bomba es mía se agitan, sin embargo, en la sombra, espiando el momento de dar un golpe y tres más, según como rengan las cartas; el socialismo, menos temible y más gubernamental, se atendrá á los preceptos constitucionales sin faltar á la reunión, á la asociación, á la emisión del, pensamiento ni á los demás derechos sancionados por el Código fundamental; importantes agenciaste legráficas envían Comisiones de su seno de Ábraham á las poblaciones fabriles y á las regiones mineras donde se saca hulla y se mete bulla; la policía, el ejército, la prensa y los empleados en Gobernación, hacen servicio permanente como la más empingorotada funeraria, conducta imitada también por las riberas del Manzanares para el caso posible de que la sangre llegara al rio. Ignoramos todavía el temperamento que adoptará el Gobierno. Lo mismo puede decidirse por un temperamento de energía, que por un temperamento linfático. Sin embargo, á estas fechas los Gobernadores de provincia estarán ya fritos de manejar la clave para descifrar los telegramas aritméticos y misteriosos del Ministro; y en el gabinete particular de éste, asi como en la sección de Orden Público del Ministerio, se harán más números estos días que si se tratase de encontrar la cuadratura del circulo obrero ó de resolver el problema de los anarquistas dirigibles. -Yamos, señor Gobernador- -preguntará el Alcalde al jefe de una provincia sospechosa, ¿piensa usted pegar mucho? -Pienso pegar bastante; pero ya sabe usted que yo no pego más que con obleas. ¿Ha recibido usted instrucciones del Gobierno? -El Gobierno, amigo mío, no se preocupa, hoy por hoy, más que de una instrucción. ¿De cuál? -De la primaria, exclusivamente. -Bueno; pero á usted algo le ha dicho el Ministro. Acabo de ver en Telégrafos un telegrama cifrado para usted. -Aquí está; pero esto no es un telegrama cifrado. ¿Y estos números? -Son los premiados en el último sorteo; D. Venancio y yo hace seis años que jugamos ocho décimos todas las extracciones. En Francia se han tomado las precauciones de rigor, que ya ha echado á rolar la agencia Pabra. Los obreros querían reunirse en la Galería de Máquinas pero el Gobierno ha temido que la galería susodicha resultara una galería dramática, ó ha sospechado que las máquinas, al contacto de los obreros, pudieran convertirse en máquinas infernales de las que tanto gusto dieron en tiempo del Imperio. La masa obrera, por consiguiente, no podrá reunirse en lugar cerrado ni tampoco al aire libre, porque la guardia municipal tiene orden de atajar á los manifestantes de plano, ó bien con el filo si quieren pasar á mayores.