Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
251 vas, al sabio enciclopédico; en Silvela, al político hábil y dulce á la italiana; en Sagasta, al jefe de Gobierno frío y sereno Mirándole al. rostro á Fabié, sin saberse los estudios que le han acreditado de tal, solamente por el aire, por decirlo así, ensimismado y reflexivo, se le clasifica en seguida: filósofo. Don Antonio María Fabié es uno de los hombres públicos más laboriosos que existen Como el héroe de nuestro romancero patrio, su descanso, si no el pelear, porque nunca empuñó el matador acero, es por lo misnos el escribir... Tan incesante tarea da por resultado la falta de tiempo, y áfin de no perderlo, se permite el lujo de un secretario, que reúne á la vez las funciones de bibliotecario en su persona. Es una fehz circunstancia que debe á la Providencia. Don Antonio ha encontrado un secretario particular de toda confianza, de una suprema discreción, que mira los asuntos de su jefe como propios, que lleva la correspondencia con un celo y una actividad singulares, y que no sólo posee buena letra, sino un entendimiento clarísimo y una ilustración grande. De tal suerte, cuando el distinguido ex Ministro tiene que redactar algún dictamen académico ó escribir sobre algún punto histórico ó filosófico, que requiere libros de consulta, limítase á comunicar el tema á su bibliotecario, Y éste busca en los estantes los volúmenes oportunos que puedan servir al literato dé fuentes de conocimiento, apilándolos sobre la mesa. Así, dispensado de la fatiga in- herente á la busca de autores, seguro de que se hallan á su alcance los que pueden ilustrarle y conducirle en sus exploraciones, acomete desde luego su trabajo donAntonio en la plena posesión de sus fuerzas intelectuales. U n secretario y bibliotecario de tal índole, que no sólo es un pendolista, sino un bibliófilo, no se paga con dinero; y efectivamente, no lo paga D, Antonio María Fabié en moneda contante y sonante, sino con todo el cariño de su corazón. Porque semejante funcionario, colocado á su vera para dicha suya, es ¿Lo digo? Sé que voy á herir la modestia del culto amanuense, muy gozoso de vivir en la sombra... ¿Y por qué ocultarlo? Es... su hija mayor: María. Dije antes que Fabié lleva impresa en el semblante su condición de filósofo; lo que dudo yo que nadie adivine, viéndole, es la región donde ha nacido. Cuando, terminadas sus tareas, por las mañanas se sienta en un butacón y abre los periódicos franceses, que no deja de leer ningún día, después de haber permanecido sin. desplegar los labios tres ó cuatro horas, cualquiera que le contemplara grave, flema- tico, reposado, serio, le achacaría sin vacilar por cuna el país de las nieblas Pues no, señor; por sus venas corre la rica y turbulenta sangre andaluza; ha venido á este mísero mundo en la propia tierra de María Santísima, en el riñon de aquella ra diante y hermosísima región que el poético Betis arrulla y que el Giraldillo defiendecon su espada, desde la cúspide de la torre de la catedral. Don Antonio es sevillanoy trianero. JUAN LUIS LEÓN.