Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-258- -Señorita Sara, yo no mandar, sino que obedecer siempre Pero obrar asi por su bien, j la sefiora me lo autoriza- ¡Si, sí! ¡Ya lo sé! Yo se lo agradezco... Daremos un par de vueltas y nos marcliaremos C o m o usted ordenar Mas dos vueltas solas, porque su mamá reñirme si han encendido los faroles sin que nos encontremos en el palacio... Habría que tirarla por la ventanilla! ¡Qué cilicio! IV- -Nada Papá no se mete en el asunto, pero mamá se opone á que entre en relaciones con el agregado, no me cabe duda M o hemos vuelto á la Embajada... En cuanto oye hablar de ese hombre se enfurece Esquiva el llevarme á los sitios que él ftecuenta Cuando le encontramos y nos saluda finge que no le ha visto, y no le responde Pero, señor, ¿por qué esa inquina contra el pobre portugués? Es de buena familia, guapo, rico, noble ¿Qué más desean? Algún príncipe heredero Sobre todo, yo soy la interesada y á mí gusta y le quiero, ea, le quiero El aya. íío me deja sola un momento Por la mañana, por la tarde, por la noche... Conmigo á misa, á paseo, al teatro, á la hora de estudio Siempre encima, vigilándome ¡Mejor polizonte no pudieran haber buscado! Y ¿Qué aguardará el agregado? Porque se declara, vaya si se declara Sus ojos no mienten Pero ¡Claro! ¿Cómo ha de revelarme su carifío? i Como no sea por señas! Comencemos la lección de idiomas i Se me escapa la memoria detrás de su recuerdo! -Tome usted, señorita. ¡Cómo! ¿Una carta? ¡Luisa! -La tengo en mi poder desde esta mañana Guárdela Puede leerla en la cama, cuando se quede sola; pero, por Dios, no vayan á descubrirla ¡Si lo supiera el aya me descuartizaba, de seguro! VI- ¿Qué? Te adivino en la cara una gran alegría- -Sí, hija, sí Inglaterra vencida y la Unión Ibérica realizada- ¡Estas niñas del día. Mire usted que hablar de política europea con sus diez y seis años! ¡Qué quiere usted, abuela! Sara y yo seguimos muy de cerca los asuntos internacionales ALFONSO P É R E Z N I E V A UNA SORPRESA, POR ROJAS.