Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
237 Es particular lo que me acuerdo del agregado Digo, salvo un vals que me pidió mi primo, el tusar, y un rigodón que había comprometido al Vizconde en la última tertulia de las de Howel, las norteamericanas, todos los demás números de mi cartera han sido para él ¡Y qué bien baila! Con qué elegancia y con qué finura E s un cumplido caballero Yo no sé por qué se empeña Bita en que los portugueses son muy feos Por lo que hace á mi agregado ¡Jesús! A mi agregado ¡Qué modo de disparatar! La verdad es que yo no sé si hice bien concediéndole aquel capullo, pero me lo pidió con tanto respeto que no me atreví á negárselo ¡No lo pude remediar! Se me adelantó el corazón Y él pareció agradecérmelo mucho Realmente, se le conocía en sus ojos su contento Me dijo que la merced le inundaba de felicidad ¡Nunca sospeché que causara la dicha de nadie una cosa tan pequeña! Llaman én la puerta ¡Adelante! El aya ¡Adiós, sueños de ventura! La cara de grajo de la inglesa es incompatible con las ilusiones ITo se me ocurre nada ¡Gracias! Que entre Luisa á desnudarme ¡Buenas noches! III -i Oreo que debemos volver á la casa, señorita Sara! Es tarde ya, y su mamá no querer que la coja el anocheciendo en el Estiro- -I Pero si es muy temprano, miss! Además, vamos en coche -No importa Yo estar á la responsabilidad -Media hora más ¡Mire qué animado se encuentra el paseo! i Como que es la hora en que todO; el. mundo acude! ¡Cuánto se retrasa hoy el agregado! ¿Y me voy á marchar sin verle? ¡Ah! Allí viene una ypgua torda, la conozco i Él és! ¡Qué arrogante figura de jinete! -i Hola! El caballista de todas las tardes Un día se ha de encontrar en la sopa T V J tf ¡Ya me ha descubierto! i Qué saludo tan fino! ¿Usted no advertirlo, señorita Sara? Se siente la humedad del riego Mejor es retirarnos Ya tenemos al amador de la niña junto al coche; da la escolta como un edecán... ¡Qué terco! ¡Es usted poco complaciente, miss! Después de todo, no es posible que mamá le autorice á mandar sobre mi voluntad...