Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LAS MUJERES DE MADRID F IiISH Probablemente no conocerán ustedes á Felisa, que es la muchacha más bonita de Madrid, Y lo digo asi, en absoluto, porque esta es la verdad lisa y llana. No hay muchacha más bonita en Madrid, y si no fuera tan modesta como es y supiera algo de literatura, podría repetir constantemente: ¡Ay, infeliz de la que nace hermosa! ¡Pobre Felisa! Hija de rey, ó de infante, ó de duque, 6 de banquero, ó siquiera de ministro fusionista, debía haber nacido esta chica para lucir en el mundo, y seguramente ninguna otra hubiera lucido como ella. Pero Felisa ha nacido hija de D. Abundio y T) ÍTicanora, el matrimonio más insignificante de cuantos andan por ahí arrasindo una vida perra. El padre es feo y la madre feísima, y cuando ésta se hallaba en estado interesante, á los doce años de su boda, los pocos amigos de D. Abundio temían que D. Nicanora diera á luz un fenomenillo de lo más singular, y ya í estaba prevenido un médico, primo de aquél, para cogfrrlo en cuanto naciera y llevarlo al gabinete anatómico de la Facultad, seguro de que sería un ejemplar curiosísimo y digno de estadio. Pero no fué fenómeno el que dio á luz D. Nicanora; de ella nació Felisa, un ser perfecto, un cuerpecito de ángel, que el mismo médico pensó si en aquel punto un hada invisible le había arrebatado de las manos el fenómeno, cambiándole por aquella maravilla de belleza. íf í Otras niñas nacen feas y defectuosas, y luego, creciendo, mejoran, se corrigen y se perfeccionan; asi como otras, que han nacido bonitas, se vuelven luego feas sin que haya poder humano que lo remedie. L