Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tico reservado, y aun ladran de necesidad) á lo que veían, cuando me presentó el cacique á un caballero, cortesano ¿qué digo cortesano? el príncipe yerno. Era e ste un joven de color de castaño obscuro, con ojos negros, hocico negro y cuatro manos. íVestía el uniforme de la orden del hueso dulce, que consiste en casaca encarnada, calzón encarnado, chupa ídem, guantes amarillos y gorro de punto negro. J Joven peludo y corpulento, había enamorado con sus gracias á la hija del cacique, morena con ojos azules y orejas lo mismo, y la nariz como un sonajero europeo. 3 E 1 príncipe me saludó con una inclinación de cabeza, estrechando mis manos entre las suyas, hasta un extremo de cariño brutal, que me enterneció. sPero sin decir palabra. Despue s me mostraron la cria, y no pude contener una exclamación de asombro y regocijo á la par: ¡Qué monos! Lo eran efectivamente. Dos ejemplares muy apreciables de la clase gorila y compañía. Salinios á recorrer la población y la provincia el cacique y yo. ¿Quién es aquél? -preguntaba yo con frecuencia, viendo pasar á un chimpancé vestido de magistrado ó de general atilano ó de pastor sobrestante. y -Ese es el señor Tolo, presidente de sala. í Ó esto otro: -Es líelo, general jefe de infantería gimnástica y saltadora. -Aquél es el general de los pastores de la república. En cafés y teatros, en restaurants, en todas partes veía grupos de gorilas jugando al tresillo, fumando, bebiendo cerveza v hablando de sus asuntos. De suerte que el pensamiento de Mr. Garuer no es nuevo. Los monos hablan. Un amigo mío, que fué amamantado por una chica gorila, y hoy es diputado con habla, aunque mala rompió á pronunciar amaestrado por su nodriza. Lo que hay, como éste me decía á mí, es que hablan por cifra, como enseñan á tocar la guitarra algunos maestros. Hace poco tiempo que en un pueblo de Irlanda se presentó un orangután, prófugo de un circo, y recorrió las calles de la población sacudiendo bofetones á los transeúntes. Detenido por los agentes de policía y conducido au violón, declaró que era un emigrado por causas políticas y natural de Baviera. Un chico ó un mono fuerte. Indudablemente el porvenir será de los gorilas y chimpancés. Poco á poco se van entrometiendo EDUARDO DE P A L A C I O J