Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
178 porque éste, mientras La sido diputado, no ha sacado el indulto de aquel inocente cordero. Don Juan López y Pérez ha prometido á Iscariote que ese indulto será el primer servicio que él haga á la nación. En la cabeza del distrito, el flamante candidato se hizo dar una serenata y pagó medio ciento de cohetes para festejar su llegada; fué padrino de un chico que acababa de dar á luz la señora del Alcalde, y que hace el número quince de los hijos de la dizna autoridaz, como dice el Secretario del Ayuntamiento; ofreció el despacho de tabacos de la Arrendataria á una viuda bastante guapa, que se ha quedado sola en el mundo, y prometió que se resolvería en favor de Sal si puedes una cuestión de aguas que tiene este pueblo hace diez y ocho siglos y tres meses, con otros dos pueblos nominados Pulgarin y Pulgarán, cuestión que todos los años produce varios garrotazos y algunos tiros, y la concentración de la Guardia civil. Don Juan López y Pérez, merced á las artes de Iscariote, ha derrotado por tres votos á D. Juan Pérez y López, brillante resultado que atribuye exclusivamente á su prestigio entre aquellos honrados habitantes; y no crean ustedes que exagero si les digo que D. Juan López y Pérez, electo diputado, parece otro hombre. Le he visto en la calle y me ha impresionado mucho su presencia: derecho, circunspecto, serio, con gabán nuevo gris y guantes de color de caña, marcha el hombre con aire decidido, mirando á los transeúntes con cierta benevolencia compasiva y ¡rotectora, como quien tiene la conciencia de su superioridad y la cabeza rellena de ideas salvadoras de la sociedad Don Juan López y Pérez no va ya á casa del ministro D. Peregrin con aquel aire de mansedumbre y sumisión. Ahora ya puede ver D Peregrin lo que hace, porque D. Juan López y Pérez es un diputado de la nación, y si no le sirve D. Peregrin, él es muy independiente- y con él no juega D. Peregrin ni nadie. En su casa también es otro hombre D. Juan; ya no da importancia alguna á la opinión de su mujer y de su suegra, que antes nunca se atrevió á contradecirla; la ha perdido el miedo, y el otro día, que la buena señora le dijo con su acostumbrada amabilidad: íjuanito, ¿y qué vas á hablar tú en el Congreso? la contestó con desabrimiento y dignidad: Señora, hará usted bien en meterse en sus enaguas, y no en lo que no le importa. Ayer recibió una cocinera, y le dijo: Advierto á usted, para que no lo olvide, que cuando hable usted de mi, diga usted siempre: Su señoría. Por supuesto que se muda del cuarto tercero al principal, uan 3 J ¿pe: y 3? ére y ya se ha hecho tarjetas coDIPUTADO Á CORTES mo esta: Negro 9 Ü, pral. Otro detalle que demuestra lo poseído que D. Juan está de su misión parlamentaria. íío se habla en su presencia de cosa alguna, sin que añada tranquilamente: De eso habrá que tratar en las Cortes. Ya tengo yo mi idea. Don Juan tiene ideas y hasta soluciones y remedios para la cuestión obrera, para el pauperismo, para la empleomanía, para el conflicto financiero, para la ruina de los vinicultores, para la situación del teatro español, para el cólera y el trancazo, para las embestidas del anarquismo, para la glosopeda y para los estragos que hace el tabaco de la Compañía Arrendataria. Lo malo será que no podrá explanar sus ideas, porque en la primera legislatura se preparará para la segunda, y en cuanto empiece la segunda le darán un destino bueno, pero bueno porque si no, ¡ay de don Peregrin y del partido liberal, y hasta del sistema representativo! CÁELOS PROÍÍTAUBA.