Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 173 dramaturgos de nuestra edad de oro le ha perdido Él compró el mueble para su regalo, y se lo han usurpado Lope de Vega, Calderón, Tirso de Molina que lo disfrutan también más á sus anchas... Bretón delira, y está familiarizado con el teatro antiguo, en el que busca siempre los asuntos para sus óperas; y á fin de guardarlo á mano, ha colocado los tomos de la edición dé. Rivadeneyra, apilados y descansando, -en el fondo del sillón Los poetas, agradecidos al culto, no se quejan de que el compositor les vuelva la espalda, y de tal guisa el simpático D. Tomás puede envanecerse de tener un siglo detrás de sí. Afanoso de encontrar un tema nacional, se pasa el maestro, diciéndolo con Cervantes, los días de claro en claro y las noches de turbio en turbio, leyendo y releyendo á Lope y á Ruiz de Alarcór. La manera de trabajar de Bretón es sencilla Fosee una espontaneidad grande y una facilidad suprema; las ideas musicales brotan en su cerebro sin esfuerzo ninguno, revelando una dócil mansedumbre, si vale la frase, y así las traslada al papel, sin apenas enmiendas, sin tachones, con una iecompá, rable frescura El fragmento que aparece al pie de estas líneas, facilitado galantemente po el autor de Los Amantes, da idea de su manera; no escribe en uij pentagrama, sino en una patena brillante. Yo tuve la fortuna de asistir á una audición del Garin antes de su estreno, y apenas si el maestro miraba á la partitura al tararearla al piano; todo aquel hacinamiento enorme de notas hallábase metido en su cabeza, y salían las fusas y semifusas con el mayor orden, con naturalidad, como seres conscientes que estuvieran penetrados de su papel y de la parte que en la ópera les tocaba, y hasta yo creo que en aquel instante improvisó Bretón compases que se compusieron solos... El insigne D. Tomás, como buen castellano viejo, es franco y expansivo. Preocupado con su idea ñja de crear la ópera española, cuando en sus épocas de gestación lírica le visita algún amigo de confianza, en seguida abre el cajón de la mesa, tira de habano, y entre el humo azul relata los argumentos que bullen en su magín, bebidos en la fuente eterna de aquel teatro inmortal de capa y espada que ha creado un Segismundo y un Alcalde de Zalamea. Bretón narra con claridad, con frase concisa, con gran orden, pero dando á la voz cierta cadencia que él mismo no advierte, y que con su larga barba bronceada y su gorro gris, le hace parecer uno de esos viejos pecheros de la edad media contando las aventuras del señor feudal. Examinando la vitrina que encierra las alhajas de arte del maestro, en la que hay todo un tesoro en coronas, batutas, plumas de oro y plata, y otros mil objetos alusivos á la música, con expresivas dedicatorias á Bretón, pregúntele yo un día á mi ilustre amigo cuál de los simbólicos cachivaches de aquel tabernáculo de cristal era su predilecto. -Esta lira- -me contestó el maestro abriéndome su corazón de par en par y señalándomela; -no sólo porque la gané entre cincuenta y siete concursantes, en el certamen municipal celebrado en Madrid con motivo de las primeras bodas de D. Alfonso XII, sino porque ella me ha salvado de muchas crisis Es una de esas tiernas coincidencias de la vida Una lira ganada en artística lid, que, como amiga fiel é invariable, ha tendido siempre sus cuerdas protectoras á su dueño en la adversidad. JUANLUIS LEÓN. í iuS- U AJ. S -BuÁo.