Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-í, III He estado malo, y hacia días que no iba á la tertulia de la viuda. Aj er me la encontré. ¿Y D. Blas? -la pregunté. ¿Cuándo es la boda? ¡Calle usted! -me dijo. -Si no se le puede eoliar la vista encima. Apenas va á casa, porque está muy ocupado. Los Ministros no le dejan un momento. Y la chica se está desesperando y desmejorando de una manera Y anoche leí en La Correspondencia: Ha sido destinado á uno de los fielatos de esta corte D Blas Truchimán, que ya perteneció al Cuerpo de Consumos en otra época. Temo que en leyendo esta noticia se mueran de repente la viuda y su hija. CARLOS F E O Í T T A U E A NOTAS CÓMICAS E L D Í A D E L A S E L E C C I O N E S POR F E L I P E PÉREZ Y RAMÓN CILLA ¿Es usted don J u a n Gualberto Campanillas? -Sí, señor. i P e r o hombre, si ese elector Hace diez años que h a muertol- -Pues eso no es u n motiyo p a r a creer que lo suplante, p u e s yo mismo, en este instante... ¡Efítoy más muerto q u e vívot Vote usté al candidato ministerial- -Vote U 3 té al candidato de oposición. -Si no vota usté al mío, lo pasa mal. -Si vota usté al contrario, va ¿haber cuestión. ¿A quién vota usté, amigo? -I Voto á Luzbéll Y t a n t a s veces esto sucederá. Que si hacen de esos votos la cuenta fiel, A Luzbel n i n g ú n tyeraoi le ganará. Después de la votación Es cuando empiézalo bueno ¡Cuánta rabia! Cuánto trueno! ¡Y c u á n t a desilusión 1 I Cuántos, abriendo sus picos, Rugiendo en todos los tonos, E s t a r á n los pobres chicos Con el gobierno de ÍTWTWÍ... Solamente por los micosX