Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
WP 156 Creei- ás, estando sola, Que estás conmigo. Eecuerdos importunos De mis canciones Fingirán en tu oido Débiles sones I Eco apagado Del canto de la dicha. Que se ha alejado! Traición alguna; Que ya le olvido ¡Y qué culpa yo tuve Si él me ha querido! Juan vendrá, como todos, A verme muerta; No le dejes que pase De aquella puerta, Dile que, ya muriendo, Senti B canto; U Que, ni muerta, oir quiero Su necio llanto I Que ame á Dolores; Que á mí me basta, madre, Que tú me llores! E n los robles obscuros Solloza el viento; Se apagan las estrellas Del firmamento; El rio entre los álamos Eeluce y pasa; Ni crujir una viga Se oye en la casa; La candileja Que ardió toda la noche. De lucir deja. Se oyen dulces tonadas, Kisas y bulla La niña da un suspiro, Y el perro aulla. Al volver de la ronda Los rondadores. Murió la pobre niña Soñando amores Cuando moría, En las cumbres lejanas Amanecía. JTJAU M E N B N D E Z P I D A L Vísteme de mortaja La ropa toda Que en el arca tenía Para mi boda; Y después que me hubieres Amortajado, Quítame estos corales Que Juan me ha dado; Porque no crea Que aun he muerto queriéndole. Cuando me vea. A endrán todas las mozas, Menos Dolores, A poner en mis andas Cintas y flores: Sin ella, vendrán todas Al cuarto mío Por besar en mi rostro Ya duro y frío I Madre, si muero. Sin su beso y su cinta Marchar no quiero! Dile, madre del alma, Que la perdono: ¡Que olvide también ella Su injusto encono! Que yo siempre la quise Más que á ninguna; Que no hubo de mi parte