Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PLEITOS TENGAS Y LOS GANES, POR CILLA I. -Bárbaro y Silvestre, labradores los dos y amigos hasta cierto punto, disentían con frecuencia sobre los límites de sus tierras colindantes. 2. -Y para evitar que de aquellas discusiones nacieran graves desavenencias, resolvieron someterse al arbitraje del juez municipal, que residía en el pueblo inmediato. 3. -Para no perder tiempo, acordaron enganchai un caballejo Que poseía Silvestre, á un coclieciUo perteneciente á Bárbaro. 4i. -Y emprendieron el camino como dos buenos cantaradas haciendo comentarios sobre la hermosa cosecha de aquel año. 5. -Llesrados al pueblo, dejaron el cochecillo en la posada, y, cada vez más amigos, se dirigieron á caia del juez. 6 -Éste, como era natural, le dio la razón á uno de ellos, qu no era ¡silvestre, sino Bárbaro. 7. -Entonces Silvestre, amostazado, anticipóse con nu pretexto á ir ¿la posada y, montando en BU jamelgo se alejó de allí ¿toda pñsa, dejando ¿B baro á pie. 8. -Quien se vió obligado, por haber ganado el litigio, á volverse á su hacienda desempefiando un papel indigno de toda persona bien nacida.