Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FKr. l- lKlJO -Yo soy Febrero, padre. -Muy bien venido. -Vengo á que se me imponga la penitencia. ¿Tan pronto? Pues ¿qué ntanchas en la conciencia Puede tener un año recién nacido? -Muchas, porque he corrido mil aventuras Organizando siempre bailes y orgías, Y he pasado tres días... qué ricos días! En fin, me muero joven por mis locuras. Yo á las chicas alegres el rostro tapo, Les pongo cascabeles en la cabeza, Y desito los vientos de la impureza Y á la vergüenza dejo sin un guiñapo. ¡Válgame el cielo! -Padre, lo mismo digo, Pero mi ruego ardiente desoye el cielo, Y soy, con mis disfraces de terciopelo, Auxiliar poderoso del enemigo. Mi vida es un tejido de falsedades. Un asueto continuo de las pasiones, Y entre risas, aullidos y contorsiones. Voy diciendo y haciendo barbaridades. Impudor, desvergüenza, burla, cinismo: Ese es, padre, el programa que me ha tocado. Soy payaso por fuerza, porque obligado Vengo todos los años á hacer lo mismo. -Pero al fin te arrepientes. -Sí, me arrepiento, Porque cuando me canso de orgías locas. Reparto por el mundo las negras tocas Y encargo que se tenga recogimiento. ¡Pues por eso te salvas en la agonía! ¡Con la oración se lava la mancha impura Borrando los pecados! -i Ay, señor cura! Pero ¿con qué se borra la hipocresía? -i Cómo! ¿qué estás diciendo? -Que soy un tuno Y en diversión convierto la penitencia, Porque llegan los días de la abstinencia Y digo: ¡A ayunar tocan! ¡Pero no ayuno! SiNESlo DELGADO.