Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i p I tJ I B sentí arrebatado en alas de algo misterioso é impalpable, que me transportó á un edén delicioso lleno de ñores, en el que jazmines, cláveles y azucenas parecían entablar secretos diálogos, de los que solamente llegaba hasta mí un rumor suave, parecido al del céfiro, que me halagaba con deleitosos y embriagadores perfumes de azahar y de violeta. Al cabo de algún tiempo pude darme cuenta 1 del lugar en que me encontraba; aquel edén era y Andalucía, cielo anticipado en la tierra, donde iban á parar siempre mis ueñ a de poeta. ¡Andalucía! mágico nombre que despertaba en mi corazón los sentimientos más hondos, más duraderos Faso juQto á iif 1 íísíP heredera de la guzla mora. adornada de 11- escarapelas, símbolo de fiestas i. ilegrías, y al pasar me habló primero, con notas armoniosas y re. gocijadas, de moriscas zambras y de bulliciosas juergas, donde el placer y el amor tienen su asiento, y después, cambiando su tono alegre por el plañihizo asomar las lágrimas á mis ojos, á la vez que luna dibujaba en el árabe patio andaluz la figura de añadas torres de la Alhambra me parecían á la media I hora triste y melancólica de los miedos y de las con os fantasmas que volvían sigilosos á la oriental Granada 3 rrar sus tradiciones, y establecer de nuevo en aquel í araíso el imperio del islamismo.