Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 II Daro está el público de veras No ha roto el hielo el parlamento del primer galán. ¡Y que me diga luego ese memo de racionista que yo no entiendo una patata! Lo que yo le aseguré es el evangelio La gente de estos barrios no entiende de retórica ni de versos, y no se oye un aplauso hasta que no naufrague el vapor y se hunda el bote ¡Mialo! ¡Ahí está desgañitándose D. José, con su bonito traje de pirata que echa chispas de reluciente, y como si ná! ¡Y cuidao que no hay quien le gane á escribir al autor! ¡Vaj a una cosa bien hecha! Pues ni por esas; no entran por uvas ¿Eh? ¿Prevenidos? iBueno! ¿Sus habéis enterao? Mucho ojo y apretar bien Hay que echar hasta la papilla i Ahora! ¡Arza! ¡Vengan puños! ¡Tú, Rojo, más aire! Se mueve poco la tela i Así, así! i Al pelo! Eso es El mar de veras no lo hace mejor ¡Magnífico! Pero ¿y el público? ¡Recontra! ¡Ah! ¡Gracias á Dios! ¡Vaya un aplauso estrepitoso! ¡La gente se entusiasma! ¡Qué gritos, qué voces, qué bravos! ¿Que se repita? ¡Nos van á reventar! ¡Como si fuera freir buñuelos el imitar la tormenta! ¡Ea! ¡El que manda, manda, y cartuchera en el cañón! ¡Y el bullicio no concluye! ¡Ea, chicos, otra vez al oleaje! ¡Hemos triunfado! III ¡Qué cosas pasan en este mundo! ¡Maldita sea! Cuidao que nadie aplaudió los versos, ni se ha acordao p a n a del lenguaje, y ahora too el mundo á felicitar al autor y á darle la enhorabuena... ¡Ahí está acorralao de amigos contra un bastidor! Uno lo toma, otro lo deja ¡Ná! Que no le permiten marcharse al cuarto de D. José ¡Bueno le van á poner de ápechugones y de abrazos! ¡Loquees el estreno le cuesta una levita nueva; vaya si le cuesta! ¡Míalo! ¡Y él se lo cree! ¡Qué mauflas! Pero, ¡vamos á ver! ¿Si no hubiera sio por mi, por el trajín que yo he traio en el mar, se salva la obra? ¡Qué había de salvarse, hombre! ¡Estaba ya en el foso! ¿Qué resultao han producío toas esas hermosuras de versos tan decantas? ¡Ni pizca! ¡Don José se ha quedao sin pulmones y la primera dama también! ¡Y no es que sean malos, no; á mí me gastan; pero el público es muy zopenco, no lo entiende! ¡Yo, yo he sacao adelante la tragedia! ¡Hasta que éstos no empezaron bajo mi dirección la galerna, nadie dijo una palabra! Comenzar yo y venirse el teatro abajo, y sin embargo, á mi nadie me felicita, ni me da la mano, ni me quita el sombrero ¡Si no fuera por lo que es, le pegaba un puntapié á too esto! ¡Malditasea! IV- ¡Adiós, Chato! ¡Hola, Dientes! ncuentro seno. -Pus miá, de cabayeros es no mentir Creí que no ibas á contestar á mi saludo. ¿Por qué? -Por ná Porque ésos me lo han advertío: los de la fuente me dijeron dijo, dice: ¡Anda! ¿El Chato? Se ha inílao que no hay quien le hable Desde que se estrenó esa función en la que él trabaja, está como si se hubiera tragao el molinillo de la chocolatera l o mira á nadie ni se ajunta con denguno de nosotros -Ya has visto que no es verdá ¡Líbrete Dios de un mal querer y de una calunia! -Me alegro, chico, que ya sabes que tú y yo hemos sido siempre uña y carne Pero lo del teatro no será filfa- -Eso no, hemos obtenío un triunfo mayúsculo Too Madrid ha ido á vernos- ¿Y te pagan bien? -Regular Pero por algo se empieza- -Pus será cosa de tomar un paraíso Oye, y aunque sea mucha curiosidad, ¿qué pito tocas tú en la obra? -De los de más importancia, chico A mí se me debe el éxito- ¿Y de qué haces, si pue saberse? -De oleaje ALFOSSO P É R E Z N I E V A