Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I I I I 1 I I 1 I 1 i j Á ESPERAR LOS REYES Antiguamente, cuando era Dulce el agua del Cantábrico Y no había Fiesta Alegre, Aunque había ya pan falto, Recién venido á la corte Desde Monforte ó Betanzos, Y hacían al marusiño Que fuera corriendo barrios Con la esperanza en el alma, Y un gran cencerro colgando, Y mucho mosto en el vientre Y una escalera en las manos. Para ver á los monarcas De Oriente en sus dromedarios. Al llegar á cierto sitio, Le decían al incauto: ¡Por allí, por allí vienen! El majadero, de un salto, Llegaba de la escalera Hasta el último peldaño.