Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡REVISTA Año III LUSTRADA Núm. 8 8 M a d r i d 7 de E n e r o de 1893 FOTOGRAFÍAS ÍNTIMAS DON TOSE ECHEGARAY A casualidad tiene estos singulares caprichos: ha preparado á la musa trágica, severa y lúgubre, un alojamiento que se ríe á carí cajadas, con el alborozo de una oda anacreóntica. Seguramente que cuando se reúnan las Nueve Hermanas, en esos momentos de familiar expansión en que las mujeres se cuentan sus cosas, ansiando cada una saber las de las demás, dirá la musa trágica entre el asombro del íntimo concurso: Ya sé que las gentes no me conciben sino habitando en la cámara feudal, obscura y silenciosa, de rasgados ajimeces abiertos al patio del castillo, recostada en el gótico sillón y meditando planes de venganza contra el tirano que mandó matar al paje atrevido que puso sus ojos en su dama... Pues no, señor Yo vivo emborrachándome de sol como las mariposas en primavera, y mato á todos mis protagonistas en una habitación tan llena de luz, que hay que permanecer en ella con los párpados casi juntos... Nadie ha bautizado tan gráficamente el despacho de Echegaray como una de sus más antiguas criadas: lo llama la pajarera La observadora sirvienta, con el instinto natural en el pueblo, ha dado en la nota tipo del cuarto de trabajo de D. José. Ocupa la estancia un chaflán con tres balcones que se codean; el piso es alto, y de tal suerte invade la habitación un tropel de lijz, que bruñe los objetos y los charola. Donde quiera que se mire se encuentra siempre un reflejo que salta de mueble en mueble, que ya cascabelea en el tintero, ya estalla en el cristal de un armario, ya resbala por el terciopelo de un bútacón El sol es un amigo apasionadísimo del insigne dramaturgo, y se pasa los días con él... Deci-