Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Los camellos, con sus cargas De magníficos regalos! ¡Salve Dios á los viajeros! ¿Qué me traerán este año? Quizá preciosos juguetes, Por las Reinas fabricados, Vestidos de oro y de seda ue lucir en el palacio, dulcísimos confites Con esencias perfumados ¡Si no vendrán! ¡Cómo tardan! Músicas vivas ¡Llegaron! Ya por las calles resuena E l trote de sus caballos, y después de los gibosos Camellos el lento paso. ¡Pobres Reyes! Han venido, Por no faltar, tiritando, Y apenas si los semblantes Descubren fuera del manto. De juguetes y confites Llenan cestos y zapatos Que en ventanas y balcones Dejó el maternal cuidado. Nada se escucha en la calle ¡Ya se fueron ya pasaron! Despierta el niño, del alba Viendo los primeros rayos; Cerradas están las puertas Y las campanas tocando. Abre, sin temor al frió, Los cristales empañados; De confites y juguetes H illa el cesto rebosando, Y exolima, alegre: ¡Vinieron! ¡Vinitrón los Reyes Magos! II También, dormido en su cuna De mimbres entrelazados, E l hijo del pobre sueña on los monarcas asiáticos. La madre, triste viuoa. Rendida por el cansancio. Sobre la labor penosa Dormita, cabeceando. El padre, en funesto día Cayó de altísimo andamio; Pasó al hospital, y luego Lleváronle al camposanto. Ni lumbre, ni pan, ni abrigo ¡Qué miseria y desamparo! Bajo el peso de la nieve Se dobla y cruje el tejado, Y por las anchas rendijas Penetra el viento silbando, Y mece la frágil cuna Cual la nave el Océano; Pero el niño se sonríe, Se agita, y dice soñando: ¡Q u e noche tan espantosa! ¡Y tardan los Reyes tanto! ¿Si no vendrán? ¿No vinieron Por una estrella guiados. Para adorar á otro niño, Nacido en rústico establo, ti, Entre una muía y un buey Que le arrojaban sus vahos Para calentar su cuerpo, Envuelto en humildes paños? El niño Jesús le he visto, También, desnudo y descalzo. Como yo y entre sayones Doliente y crucificado Por él vinieron los Reyes ¿Qué me traerán este año? Quizá alimento sabroso P o r las Reinas preparado, Herramientas que me sirvan Mañana para el trabajo, Sedosas pieles que abriguen Mi cuerpo, que está temblando. Vestidos para mi madre Y pan para mis hermanos. ¿Si no vendrán? Pero escucho Músicas vivas... ¡Llegaron! Los camellos se detienen Y relinchan los caballos; Sin duda están repartiendo Los Monarcas sus regalos Otra vez de los corceles Suenan los ferrados cascos; Se va extinguiendo el ruido Ya se alejan ya pasaron Despierta el niño, del alba Viendo los primeros rayos; ¿Cerradas están las puertas Y las campanas tocando. J Con el júbilo en el pecho Y la sonrisa en los labios, Abre la estrecha venta, Tiende la trémula mano, Y nada ve, nada encuentra Dentro del roto zapato ¡Ah! sí dos copos de nieve Que el viento ha depositado Y, por la pena vencido. Exclama, rompiendo en llanto: ¡Ay, para el niño del pobre No vienen los Reyes Magos! J O S É DE V E L l L L A J