Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NBGflO Yo te encumbré en un momento; Mas vive Dios 1 ¡no consiento Que á las barbas te me subas! ¿En eso municipal Quieres meter ambas manos Y armarme un berenjenal? Vuelve, vuélvete á los planos De tu hermosa catedral. ¿Que te aclama con tesón La opinión? ¡Qué tontería! No la hagas caso, simplón. La opinión es flor de un día. ¡Buena guasa es la opinión I Si ese popular clamor Fuera testimonio fiel Que tuviera algiin valor, ¿Dónde estaría ya el Partido conservador? I Me río de ese poder! Pasan gritan ¡Ni los miro! ¿Que tú te vas? íeñalver. ¿Que el otro? Peña Ramiro. Y á callar, y á obedecer. No tolero ni un segundo Vuestra enojosa tutela. A increpar tan iracundo, Tascó el freno don Eaimundo Y se humanizó Silvela. -En la partida presente Juego el todo por el todo. -Callaron humildemente, Y el soberbio Presidente Siguió hablando de este modo: ¿Rebelarse? ¿Desde cuándo? Ni de bromas ni de veras Tolero vuestras quimeras. ¡Se hace aquí lo que yo mando 1 ¡Hola, esclavos! ¡A las fieras! -Y con trágico ademán Les señala el ancho coso, Donde las fieras están, Y los dos á morir van Con ánimo valeroso. Por fin el circo se llena; Con sus gritos y clamores Demuestra el pueblo su pena. Huellan la sangrienta arena Los valientes luchadores. Y al verlos aparecer Dan las fieras en rugir, Y da el pueblo en aplaudir ¡Sa manera de caer Y su modo de morir! E. NAVARRO GONZALVO. 791 CUENTO BATURRO, por Gascón. -Vamos, ¿que te ha paicio la misa? -No me hables: estos curas de Zaragoza son muy regalones. E n mi pueblo uno solo se dice la misa en media liorica, y aquí se han juntao tres, han tardao una tora y hasta se han sentao dos ó tres veces.