Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
756 BLANCO Parejas en las esquinas, Y asonadaís, y carreras ¡Chis! No conviene meterse E n camisa de once varas. Pudieran costamos caras Las bromas. ¡A contenerse A exprimir mucho el cacumen Las circunstancias obligan. Si no es verdad, que lo digan El Heraldo y El Resumen. Ko hablemos de cosas viejas Y tristes, y hagamos punto, Y pasemos á otro asunto; ¿Qué hay de eso de Canalejas? Es verdad que peroró Lleno de entusiasmo y f e Pero ¿es cierto aquello de íGueste lo que cueste ó no? ¿Fueron retóricas galas? ¿Fué un elocuente chispazo, O fué u n bromado á Gamazo, Y NEGRO Puesto en música por Alas? Arrecia en Avila el frío- -Como que se acerca Enero. De allí viene un caballero De padre y muy señor mío. Que, con gesto bonachón, Con placentera sonrisa Y con frase muy concisa, Pondrá en claro la cuestión. Y de paso, es natural, -Lo adivina el más bolonio- -Vendrá á darle á don Antonio Un disgusto colosal. Por eso al verle venir Se pone el monstruo tan grave: Tiembla en su mano la llave Con que se dispone á abrir; Y el uno del otro en pos, Entran dándola de bravos, ¡Y no quedan ni los rabos Como se agarren los dos! B NAVAllRO GONZALVO. NOTAS EL HIMNO DE LA CARTA, CÓMICAS POR FELIPE PÉREZ Y RAMÓN CILLA Tin sujeto al correo llevó tina carta Para el vecino pueblo de Tetuán; En el buzón la puso tranquilamente Y se alejó cantando, con muclia sal; Allá va la Carta. ¿Qaién sabe á dó va n XJn empleado luego cogió la carta, Y después d un instante de vacilar, La remitió á Marruecos tranquilamente Y se quedó cantando y en santa paz: Allá va la carta, líi sé á dónde ya I Un morito empleado que al recibirla Notó ea seguida aquella barbaridad, La devolvió á la corte de las Espafías, Escribiendo esta nota para el de acá: Allá va la carta... iKo sea usté animall