Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID MONUMENTAL LO QUE DICEN LAS E S T A T U A S LAS DE PIQUER Y POiNTEJOS ¿En dónde estoy? ¡Ya recuerdol Si la vista no me engaña, Si la memoria me es fiel, Si mi, cabeza está sana, í i conservo tcdavia Mis potencias despejadas, No cabe duda, esta ea I. a Plaza de las Descalzas, A mi derecha el convento A ver, ¿qué tengo á la espalda? ¿Herá la iglesia Esforzáudoge Afindeviilverlacara. iCómohede p. der, si soy De bronoel Piquer se palpa Co) i agitacii las piernas. Las rodillas y las nalgas, Y grita desesperado: ¡Bronce, como las campanasl Pero ¿qué han hecho conmigo? Eeflexionemos con calma. (Baja la cerviz- coloca Las maídos sobre la calva, Y permanece un momento Como el que medita un drama. Brilla nn relámpago. (Es De íiocAe, se me ohidaha. Y al santiguarse Plquer, Dieiendo: ¡Jesús me valga! Desevíbre del gran Pomtejos La, altivez y la arrogancia. Otro como yo! Me holgó. Digo, me huelgo en el alma. De estar ambos de esta guisa. Él me explicará la causa. Eh, mi señor? No contesta. A ueé digo. -Qaé caramba, O de urbanidad no entiende, O es más sordo que una estatua; Que quién es ucél Pontejos, De malditúima gana, Y, con esmero, arreglándose Los pliegues de la casaca. Entre airado y desdeñoso. Como quien lionra al que habla, Después de mondarse el peeho Con dos toses algo rancias. Responde: -x íeDg xm. ta. Titiao De paciencia, camaradal Yo soy Marqués. -y PiQUEB. (Desperezándose y abriendo exageradamente los ojos. iCaracoIes, ya era tiempol ¡l- legué á creer que me ahogaba! Hace un año que me tienen PIQT 7 EB. Adiós, titulo! Cubierto con esta sábana, PONTEJOS. No lo tome usted á chanza. T atado como 6i fuera Marqués- viudo de Pontejos, Un costal de ropa blanca. Que en la Corte dejó íama De caballero eumpUdo, De Corregidor sin tacha, De reformador valiente. De audaz con la aristocracia. De piadoso con los pobres Y de cortés con las damas. A mi trabajo, á mi celo, A mi fe 7 á mi constancia,