Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
730 BLANCO Lo hay sulfídrico muy serio; Lo hay también de demagogos, Que quiere decir maestros, Y, en fin, lo hay de espirituales. Que son unos caballeros Que en cuanto miden por cuartas Un velador, al momento Van y entablan relaciones Con toda clase de muertos, Y echan lo mismo una copa Con Colón que con tu abuelo. Yo no he tenido billetes Ni tan siquiera pa olerlos; Pero los papeles dicen Que están mu bien los congresos. Yo sólo he visto por fuera (Porque está sucio por dentro) El de Diputaos, enfrente De la estatua de Espartero, Que fue el que escribió aquel libro Que tiene en su casa el me dico. Sólo he presenciao dos fiestas: La escolástica y los fuegos. ¡Si hubieras visto la pólvora! ¡Qué castillos! Y te advierto Que no las dieron de noche Pa que hiciera más efeto. La procesión escolástica Fué cosa buena por cierto. Tras un batallón de muchos Guardias civiles de pecho, Marchaban con sus divisas La mar de estudiantes de esos Que mientras les dura el curso Van á los claustros maternos, Y entre ellos iban pendones E n abundancia; lo menos Irían mil catredáticos líacionales y extranjeros. ¡Si vieras la Exposición De labores! Le dan premio A la mejor. ¡Miá, nosotros, Con la labor que tenemos E n casa, que es la primera Casa de labor del pueblo. Desperdiciar la ocasión! E n fin, ya no tié remedio. Yo no he tenido billete Y NEGRO Pa ver las labores; pero, Según los papeles dicen. Hay cosas de mucho mérito. La Exposición Europea La he visto sólo de lejos, Y la de cuadros y estautas Me paece que no la veo. ¡Para exposición la última! Yo fui quien estuvo expuesto A morir de un estacazo Sin comerlo ni beberlo. El caso fué que en la plaza De la Cibeles nos dieron Un mico más la otra noche. Fué suspendió el concierto, Se armó la de Dios es Cristo, Las turbas prendieron fuego Al pulpito de las músicas; Entre un vocerío inmenso Los vidrios de los faroles Cayeron rotos al suelo, Y yo pagué, al fin, los vidrios Que otros con furia rompieron. Si me yes con una venda Alrededor de los sesos Cuando llegue, no te asustes. Esto no es más que un festejo Que me hizo un guardia en la parte De arriba para recuerdo; Una especie de medalla Con memoria tibia de esto Que tanto gusto está dando A todos los forasteros. ¿Tú ves, Ruperta querida, Lo que aquí gozo? Pues bueno; Te juro por la salú De madre (que está en el cielo) Que si Colón ó algiin otro General arma jaleos Como éste, vendrá el que venga, Porque lo que es yo no vengo. Conque abur, cuídate mucho, A tu primo dale un beso, Y manda lo que tú quieras A tu- -SILVESTRE CABÍÍERO. Por la copia, JUAN- P É E E Z Z Ú Ñ I G A