Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Dicen que á Don Antonio- ¡Hoy lo he leído! -Indulgencia plenaria Le han concedido. ¡Y su excelencia Ko nos tiene á nosotros Esa indulgencia! congresos: el de espiritistas y el de librepensadores. ¡Y cómo nos hemos regocijado con esos regocijos! En todos los Ayuntamientos cuecen habas. En el de Ciudad Keal han andado á morradas y han salido á relucir los estoques. Ya ha e tiempo que pienso yo en que á la vara de Alcalde le falta algo. ¡El pincho! Compadezco al maestro Bretón. ¡Cómo le están zurrando la badana por haber escrito la ópera Garin! ¡Y qué cultura en las críticas! ¡Y qué de, apodos le ponen al maestro! ¡Y qué indignación contra él! Como que leyendo las acusaciones de los señores críticos nadie diría sino que eii el Código hay artículos que aplicar al autor de una ópera. ¿Pasarlos críticos la nota más pequeña? ¡No faltaba más! Y es que aquí andan trocados los frenos. La crítica musical debiera encomendarse á los vigilantes de consumos, queson tolerantes. Y la viailanoia de los fielatos á los críticos musicales. ¡Entonces sí que subiría la renta! ¡Vamos! ¿Ven ustedes como nuestros concejales tienen una naturaleza divina? Uno que ha echado cuentas ha averiguado que cada adoquín de la plaza donde vive interinamente la Cibeles le cuesta ya al pueblo de Madrid 22 pesetas. Pues á eso le llamo yo convertir las piedras en plata. ¡Cosa que sólo Dios puede hacerla! Aunque mirando el asunto con ojos de contribuyente, resulta que lo que se ha hecho con eso es convertir la plata en piedras. Y ya no tiene tanta gracia. La iSanía María, Dicen que no sirve Para navegar. Y á Cuba ¿remolque La quieren llevar; Por lo cual protestan Jefes y Oficiales, Diciendo: Aquí som s Marinos formales. ¿No es un bnque hermoso, Tan bien imitado, Que parece el otro, Que ha resucitado? Pues, ya que hoy le toca Que aguante, su vela, Y vaya como iba La otra carabela. A lo cual contesta El que está en el ajo: ff Es qué hemos perdido Dinero y trabajo, Y el que vaya en ella, 0 yo me confundo, Ono Upga á Cuba, Mas I si al otro mundo! ¿Ha costado mucho Y no vale nada? ¡Pues yo ya me tengo Eia muT tragada! 1 Como que ha salido Lo que yo decial I Que es un trasto inútil La Sania María: Por supuesto, nuestros presidios siguen tan bien dirigidos como de costumbre. En el de Valencia andan á puñalada limpia unos presos con otros. ¡Ya ve usted! ¡La nostalgia dé la taberna! Donde hay más orden es en el de Chiva. Los criminales salen á paseo á la calle y ¡claro! dentro de la cárcel no se oye ni una mosca. En flá, que para vivir en santa calma lo mejor es dejar que los pobres criminales salgan á estirar las piernas... hasta qüb venga el otro indulto. ¿Y qué en lo que se sabe Del Seflor Dato? ¡Pues que tiene tarea Para gran rato I Los estudiantes franceses han regalado á los españoles ima estatua de Corneille en porcelana. Y los estudiantes espafioles se la han. regalado al Sr. Bosch y Fustegueras. Ahora falta saber á quién se la regalará el Sr. Bosch. Porque está visto que todos tratan de quitarse de encima á Corneille. Sin duda porque no saben quién es, y no quieren compromisos. Al cabo resulta Lo que yo decía: Que es un trasto inútil No se podrán quejar los forasteros de los festejos que les ofrecemos. Casi todas las fiestas se ven con papeleta especial ó pagando dinero por entrar. ¡Oh! aquí somos muy rumbosos. Le convidamos á uno á comer y luego le pedimos el escote. Aunque han podido asistir gratis á dos Gracias á Dios que en el Ayuntamiento han acabado ya de pensar en hacer feste- jos y empiezan á pensar en hacer administración. ¡Y qué ingenios administrativos salen Consideren ustedes que han echado á- la calle á varios empleados y no les han pagado los meses que les debían. ¡Y lo que tardarán en ver las pagas atrasadas esos sujetos! ¡Nada, nada! ¡Que han resuelto haoéí economías! Y la prim 13 ra es esa: no pagar. ¡Bastante hacen que les dejan cesantes gratis, es decir, sin llevarles un cuarto! Y es que puede que no haya caído el señor BoSch en la cuenta de que también se puede imponer tributo al que se queda sin comer. Porque, fíjense ustedes bien en que si un hombre se queda sin comer, ¿para qué quiere lo que tiene? Al que hay que eximir de impuestos es al que come mucho, porque todo lo necesita. Es decir. A mi me parece que eso, está discurrido como si hubiera salido del cacumen del Sr. Alcalde. A N D K Í S COKZUELO.