Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIÁLOGO. LA DIOSA CIBELES Y YO Cueles. -1 Ehl t Caballero 1 jEs usted redactor de BLANCO r NEGRO? Yo. ¡SI, señora! ¡Servidor de, usted! Clb. ¡Por muchos años! HoSnbre, ¿puede usted decirme quiénes son esos mozos que me han plantado ahí enfrente? Yo. -Son cuatro hijos ilustres de Madrid. 7 íJ. ¡Pues Yaya tinos hijos! ¡Cualquiera diría que son cuatro adornos de almidón de esos que ponen en los ramilletes de las cohfitériasl To. ¡Qué! ¿no le gastan á usted? Cib. ¡Según y conforme! Si vienen con buen fin, es decir, si vienen á pedirme matrimonio, no me gasta ninguno: ¡pueden retirarse 1 Yo. ¡Pues ese guerrero que está ahí no dirá usted que viene mal vestido! Oíb. -Hombre, si parece un gomoso de los, abonados al turno primero de la Comedia. ¿No le ve usted qué tieso está? Ya sé que está de centinela, y que la ordenanza... pero ¡Wnque asi sea! Luego... ¡esas alas que lleva en la frente, como si fuera una figuranta de bailé de espectáculo! Yo- -jY aquel viejo del otro lado? 6 iJ. ¡Si ese no es hijo de Madiid! Yo. ¡Cómo que no! ílib. -No, señor. ¡Si es Voltaire! Yo. ¿Y ese de la sotana? CU. -Ese no me gusta porque está en cuarto creciente. ¡Si sigue creciendo, dominará Madrid I Yo. ¡Como que es un gran hombre! ¡Lope de Vega! 6 Jí. ¡Quia! ¡Lope de Vega no se metía en sotanas de once varas! Parece el hombre que enseña en la feria la camisa de la giganta. Yo. ¡Señora, no exageremos! Cih. ¡Toma! ¡que no exageren los escultores ó los confiteros que hayan hecho eso! Y diga usted, quién es el otro? Yo. -jEl otro? Si he de decir verdad, no le conozco. Cib. Será Perrfn y Palacios? Yo. ¡No, porque Perrín y Palacios son dos. y ese no es más que uno! GÚ) Será Jackson Veyan? Yo. ¡Qnial ¡Jackson no tiene la cabeza pilonga! Oib. -Pues él trae una piececita para Apolo, y está escribiendo el final. Tfi. -r- ÍNo, señora; está poniendo una cuenta. Debe de ser anticuario, ¿no ve usted que tiene un casco en el suelo? Cib. ¿Un casco? ¡Si yo creía que era- ufi brasero! Bueno, ¿y quién ha hecho esas estatuas? Yo. Ei Sr. Bosch y Fustegneras. CiJ. ¿6 ratis? Yo. ¡Eso no! Por cuanto Bosch- contribuisteis. ¿S, Pero ¿puede saberse á qué vienen? Yo. k decirla á usted qué en cuanto acaben las fiestas tiene usted que mudarse al Ketiro. Í? ¡J. ¡Cómo! ¿Vuelven á deshacer mi pilón? jY vuelven á ponerme valla de madera con anuncios intercalados en el texto? Yo. -Eso según lo que den de si los cuartos que vayan sacando de consumos. Ci 5. ¿De modo que cuatro, estatuas, de yeso echan á la calle á una señora de piedra que tiene coche y leones de mazapán? Yo- -Señora ¡asi lo exige el ornato público! Cib. ¡Protesto, protesto y protesto! YOi- Y hace tiempo que Madrid protesta, y... í ¡como si no! Cib. -Pues quiero que se lo digan al señor Dato, y que lo sepa Dato, y que tome nota Dato. Yo. -Ya, ya ha toinado nota. ab. ¡J qué? Yo. ¡Que es un Dato, nada más que un Dato! Ya se sabe hacia qué época se abrirán las Cortes. ¡Hacia Diciembre! El mes tradicional del turrón y él besugo. Y como ustedes saben, no se trata de otra cosa. De que los besugos se coman los turrones. Y á nosotros nos dan la lata. Pero vacía. También han celebrado en Madrid un congreso los espiritistas. Y han hablado con Colón. ¡cónio ellos hablan! Mediiím. -iET i el espíritu de Colón? -SfpériÍM. -yo soy. ¿qué quieres? Médium. -Que me digas qué te parecen los festejos que te hemos hecho. j y ¿rií! í. ¡Rematadamente mal! M di m, ¿Qué es lo que más te ha gastado? Mipirifu. -Los puestos de la feria forrados de percalina ¿A que no sabes de quién es esa ocurrencia? Medivm. -Si tú no me lo. dices... M- pi. ntn. -Guárdame el secreto. La idea es de Bobadilla, y los planos de Luis Vidart. Médium. ¡Oye! ¡Ven acá! JfSspiritn. Noquiero! ¡Veteapaseo! ¡Harcedme el favor de no acordaros de mi! -Han detenido á. nn cartero De los que extraen valores, Y tuvo antes que ese oficio El de sustraer relojes. -Pero, ¿cómo habrá logrado PesCHr un destino ese hombre, Cuando hay cabos y sargentos Que no hallan quien los coloquio? ¡Toma! porque habrá tenido Buenas recomendaciones, Y personajes que influyan, T sujetos que le abonen. Porque, según loa refranes Que todo el mundo conoce, Ni bautizan sin padrino Ni hay un hombre sin su hombre. Y Jóle con ole! ¡Cuántas gangas tenemos Los españoles! ¡Viva la gracia! Se ha inaugurado la Exposición de pinturas. Al ir á tomar billete para visitar la Exposición, decía el expendedor: -He de advertir á usted que no hay más que unas cuantas salas preparadas. Las otras están por arreglar. Que es como si yo le convido á usted á comer en mi casa, y sacan la sopa y le digo: -Advierto á usted que no hay vaSa que esto. ¡Los otros platos no los han guisado todavía! ANDEÍS COEZUELO.