Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
rv II M Tflj Ji? Núm. 78 EFEMÉRÍDES 80 de Octubre 1793. -Fueron condenados á mu arte los diputados girondinos de la. Convención J Nacional. LA ves que el mundo entero celebra el cuarto centenario del descubrimiento de América, Fiíancia, después de solemnizar el pri- M í- -o iTt centenario de su famosa Revolución, que cambió la faz política y social de Europa y del mundo, escribiendo y afirmando í r a w derechos del hombre recuerda el centenario primero de su primer república, proclamada el 21 de Septiembre de 1792. V. 3 JA Por eso, al repasar nuestros apuntes para estas efemérides, damos ahora preferencia álos sucesosque ¿entrambos hechos se refieren, 5 á los personajes que en ellos figuraron, procurando de este modo, y en cuanto es posible, que estos modestísimos trabajos tengan, á más del interés histórico, y á falta de otro mérito, algún saborcíllo de actualidad por la relación de los sucesos y de los recuerdos del pasado con los acontecimientos y las manifestaciones del presente. En nuestro número del 16 de este mes ya dijimos que la suerte de la infortunada María Antonieta y la de los Girondinos, estaban unidas por el capricho de los acontecimientos, y que una y otra habían sido decididas en la sesión que la Convención nacional celebró el dia 3 de Octubre. Los Giiondinos, por una debilidad que al ñu pagaron con sus vidas, se vieron arrastrados á abandonar á Luis XVI; pero, sin duda, como dice un escritor de la época, no hubieran consentido el asesinato de la Keina, cualesquiera fuesen sus prejuicios contra ella y la participación que tuvieron en el derrumbamiento de la Monarquía. Para semejante crimen fueron precisos su caida y el establecimiento del, Terror. Aquel partido, á qué habían dado vida y nombre los doce Diputados que la Gironda envió á la Asamblea legislativa en las elecciones de Septiembre de 1791, aunque llegó á ser poderoso y fuerte, siempre fué mirado con recelos y desconfianzas por todos los demás, á causa de sus indecisiones y de sus veleidades políticas, que acaso tenían su fundamento en las contrarias influencias de su amor á la libertad, á la República y á las aspiraciones del- pueblo, y sa temor á las desviaciones, á los excesos y á las intransigencias de los exaltados. Los diputados girondinos que, en aquella fecha, eran todos jóvenes, obscuros y desconocidos, estaban dotados de talento, de fogosidad y de audacia, suficientes para hacerse conocer primero, para imponerse después, para haber encauzado la Revolución y para haber contenido sus desórdenes; pero dejándose arrastrar ya por unas, ya por otras corrientes, sólo consiguieron debilitarse y perderse, Ocasionando su propio mal sin haber podido evitar ni contener los males ajenos. En una de las primeras sesiones de la Asamblea legislativa yaindicaron su tendencia, manteniendo con energía la proposición de que se abolieran, como recuerdos del feudalismo, los tratamientos de Señor y de Majestad que se daban aZ Key, vitoreado algunos días des-