Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 683 Los soldados harapientos y sucios que á diario vemos, sé han convertido en jinetes vestidos de costosos trajes, que hacen á la fantasía vagar buscando un recuerdo de pasadas épocas Pero este viaje por los espacios imaginarios dura poco. Si uno se abisma en sueños, en una fiesta de esta índole, corre peligro de despertar con un ojo menos. EL SALTIMBANQUI ¿ustedes creían que esta denominación era tan sólo aplicable á los titiriteros que s? usan por Europa? Nada de eso. En Marruecos existe también el tipo, representado por el charlatán que enseña á los asombrados berberiscos sus raras habilidades con la serpiente domesticada por él; espectáciilo que va siempre amenizado con las sítaves armonías de una especie de pito que lanza al viento notas que más bien parecen quejidos angustiosos, mientras un enorme pandero va rriarcando el compás. El género saltimbanqui cuenta entre los moros con algunas notables variaciones. La única que no se conoce es la del mW ¿m 6 íiw, gm jooZíiííco. Hay quien asegura que esta derivación es patrimonio exclusivo de España. JOSÉ GARCÍA RUFINO.