Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EFECTOS DEL ARTE Será muy corto el número de personas que aborrezca la música. Las hay, pero son excepciones de la regla. Y no solamente á las personas, sino á los animales, también con excepciones, seduce la música. Los cazadores de serpientes bobas, se valen d é l a flauta ó del caramillo poético instrumento, para magnetizar y adormecer á tan apreciables señoras silvestres. lío se conoce el origen de la música, pero se su- pone que el solfeo precedió al instrumental, y los orfeones á la Sociedad de Conciertos. El efecto de la música varía con relación á los caracteres de los individuos. Como varían los gustos en los aficionados. Unos se perecen por el piano de manubrio, otros por el acordeón, algunos por el violín, varios por la guitarra y el fagot; el cornetín, el bajo, el violoncello y los timbales (sin contar los de macarrones) inspiran á muchas personas sentimientos dulces de placer inefable. Para chicas sublimes, nada como el arpa. Los sentidos trovadores con sombrero de copa no pulsan más que el laúd mundo según opina el padre de uno de esos Manricos salteados, tomando el hombre el laúd por el baúl. Hay quien opta por la música de viva voz como aprende una vecina que nos ameniza poniendo el grito en el sotabanco. Nunca olvidaré la casa de la viada de Casildo y sus preciosas niñas. Es decir, ella era viuda de Casildo, pero no de las niñas. El general Casildo, que abjuró de su color y se hizo negro, para que pudieran elegirle presidente en una isla africana. Fué un valiente, según, su viuda, pero repugnante. La esposa quedó mal de fortuna con sus d, o hijas. Quiero dcf i. que, si bien podían viviriin vilipendio con la- viudedad, y una renta no muy digna de mención en Guadalaxara (Méjico) al decir de la viuda, no podían despilfarrar. Y, sin embargo, la principalidad se le subía á la cabeza á la viuda de Casildo, y daba teses ú tesis ú tisis, según lo desmedrados de pastas una vez por quincena. Qué dos noches aquellas, y qué viuda, y qué niñas, y qué invitados, salvo algunas excepcionesl kL