Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c T. í WÍBK -rí- f- i! LAS ACTRICES E ANTONIA CONTRERAS Principió su carrera artística como qui zá no la lia empezado ninguna otra actriz entrando de lleno en el público y ha ciéudo. su reputación en una, noche... Pero no asi como se quiera sino tma reputación brillante y merecida. Por misterio para algunos incomprensiole de la óptica teatral, ÓGurre frecuentemente que el público está viendo á un artista sobre la escena ma. yor ó menor espacio de tiempo, sin curarse poco ni mucho de su trabajo (el del artista) y hasta sin saber quién es, ni mostrar el menor deseo de inquirirlo. Aunque pafézca absurdo, pudiera decirse que le ye y no le Te. Loque puede haber deciertQ en esos singulares espejismos, es que no le, ve hacer nada de particular. E n medio de las luces délos varales, y recibieudo de frente la luz de isk- báteria, hay ráúchós artistas que viven á obscuras, y por consiguiente, pasan desapercibidos. E n ese estado, ue pudiéramos, llamar primifwo, hay artistas de dos clases: -los- unos condenados á obscuridad perpetua por falta de condiciones, y los otros condenados temporalmente por falta de ocasión. La ocasión es un papel (porque basta uno) de relieve y de importancia, y en el cual pueda demostrar el artista su ta. leñtó y sus facultades. Hasta en esto tuvo suerte Antonia Contreras. Según mis noticias, llevaba muy poco tiempo de actriz cuando llegó la ocasión, es decir, el papel; mejor aun, JSl JSsolavo de sv, culpa. V